Quién soy

Me llamo Ana y tengo las manos inquietas. Mis dedos, finos y largos, siempre andan golpeteando aquí y allá buscando alguna melodía. "Manos de pianista" que dice mi madre.
De hecho intenté lo del piano: durante años me dediqué a repetir una y otra vez la obra de turno, hasta conseguir una interpretación decente... aunque no brillante. Así que no se me daba del todo mal, pero, definitivamente, no era lo mío.

Me llamo Ana y soy minuciosa. Mucho. Me gustan la exactitud y la lógica y siempre me pregunto el por qué de todo. "Mente de ingeniero" que dice mi padre.
De hecho estudié ingeniería, y eso me ha dado muchas satisfacciones, aunque, sinceramente, es mucho más interesante descubrir cómo funcionan las cosas cuando no es por obligación.

Así que un día decidí combinar ambas cosas... y así nació "Música en las manos", un lugar donde conviven la imaginación y el perfeccionismo, la magia y la física...
Un lugar en que la creatividad pueda encontrar su propio ritmo, y ese algo que te dé una punzada de emoción en el estómago.

Sin más pretensiones.

Sin letras pequeñas.

Sin grandes titulares ni estrenos sonados.

Con centro de operaciones en un pisito de Madrid.


Si tú también tienes unas manos que no saben estar quietas, y una cabecita que nunca deja de inventar ¡este es tu sitio! Déjame que te ayude a explotar toda esa creatividad que llevas dentro (aunque quizá ni siquiera te hayas dado cuenta aún!)
Leer más
Me llamo Ana y tengo las manos inquietas. Mis dedos, finos y largos, siempre andan golpeteando aquí y allá buscando alguna melodía. "Manos de pianista" que dice mi madre.
De hecho intenté lo del piano: durante años me dediqué a repetir una y otra vez la obra de turno, hasta conseguir una interpretación decente... aunque no brillante. Así que no se me daba del todo mal, pero, definitivamente, no era lo mío.

Me llamo Ana y soy minuciosa. Mucho. Me gustan la exactitud y la lógica y siempre me pregunto el por qué de todo. "Mente de ingeniero" que dice mi padre.
De hecho estudié ingeniería, y eso me ha dado muchas satisfacciones, aunque, sinceramente, es mucho más interesante descubrir cómo funcionan las cosas cuando no es por obligación.

Así que un día decidí combinar ambas cosas... y así nació "Música en las manos", un lugar donde conviven la imaginación y el perfeccionismo, la magia y la física...
Un lugar en que la creatividad pueda encontrar su propio ritmo, y ese algo que te dé una punzada de emoción en el estómago.

Sin más pretensiones.

Sin letras pequeñas.

Sin grandes titulares ni estrenos sonados.

Con centro de operaciones en un pisito de Madrid.


Si tú también tienes unas manos que no saben estar quietas, y una cabecita que nunca deja de inventar ¡este es tu sitio! Déjame que te ayude a explotar toda esa creatividad que llevas dentro (aunque quizá ni siquiera te hayas dado cuenta aún!)