Galletas Speculoos


El nombre os sonará raro, lo sé, pero, aunque no lo creáis, la mayoría de vosotros las habréis probado alguna vez.

Se trata de esas galletas crujientes, de color oscuro y sabor indefinido entre caramelo, canela... que en muchas cafeterías sirven como acompañamiento al café.


¡Están deliciosas! a mí algunas veces me daban ganas de pedir café sólo por estas galletitas... hasta que hace poco hice el descubrimiento del siglo, y es que en España se comercializan bajo la marca "Lotus" ¡y las venden en el Mercadona!

Ains, creía que tanta felicidad junta no era posible hasta que un día, mientras me comía una, me dió por pensar "¿y no podría hacer yo galletitas de estas? seguro que hay recetas para hacerlas, es cuestión de buscar..." y sí, busqué, busqué como una loca hasta encontrar la receta, aunque lo difícil no fue encontrarla, sino averiguar previamente qué nombre recibían este tipo de galletas ¡quién se iba a imaginar semejante nombrecito! ¿Speculoos? y es que resulta que estas galletas son originarias de Bélgica, donde son muy típicas, sobre todo en Navidad y por eso el nombre suena tan raro a nuestros oídos.

Receta galletas speculoos

Pero ahora, una vez que he descubierto el origen de estas galletas ¡ya no hay quien me pare! y es que con una simple búsqueda en Google aparecen miles de recetas, no sólo de las galletas en sí, sino de postres, tartas, cremas... ¡todo lo que podáis imaginar, con un toque de speculoos!! y creedme, voy a probar más de una.

Receta galletas speculoos

¿Y cuál es el secreto de estas deliciosas galletas? pues una mezcla muy especial de especias, que le dan ese sabor y esos matices tan peculiares: canela, nuez moscada, clavo, jengibre en polvo, cardamomo y pimienta blanca. Yo he comprado un botecito con las especias ya mezcladas, por Internet, aprovechando un pedido que tenía que hacer con varias cosas de repostería ¡y resulta que es de la marca Funcakes!

Receta galletas speculoos

Pero si no lo encontráis o no queréis comprarlo no os apuréis, que podéis comprar las especias por separado y mezclarlas vosotras mismas según la siguiente proporción (que he encontrado en el maravilloso blog de Las Recetas de Mamá):
   •8 cucharaditas de canela
   •2 cucharaditas de nuez moscada
   •2 cucharaditas de clavo
   •1 cucharadita de jengibre en polvo
   •1 cucharadita de cardamomo
   •1 cucharadita de pimienta blanca

Así que ya sabéis, no hay excusa para no probar estar galletas, os aseguro que os van a encantar, tan crujientes, tan aromáticas, ¡tan absolutamente irresistibles!

Receta galletas speculoos




De todas las recetas que consulté la que más me convenció fue la que encontré en el blog "Las Recetas de Mamá", aunque he adaptado las cantidades a la mitad porque me parecía que iba a ser demasiado ¡y creo que no me equivoqué! porque a pesar de hacer la mitad me salieron muchísimas ¡llevamos una semana comiendo galletas!

INGREDIENTES:
  - 175 g harina
  - 125 g mantequilla a temperatura ambiente
  - 125 g azúcar moreno
  - 100 g almendra triturada
  - 1 huevo pequeño
  - 1 + 1/2 cucharadita de mezcla de especias para speculoos
  - 1 cucharadita de levadura química
  - 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico


PREPARACIÓN:

  - En primer lugar, se bate, con ayuda de una batidora de varillas, la mantequilla con el azúcar. En la receta original ponía que había que batir el tiempo suficiente como para que el azúcar quede disuelta, pero la verdad es que yo no batí tanto, me parecía misión imposible... eso sí, estuve mis buenos 3 minutos batiendo, lo suficiente para que el azúcar comenzara a disolverse y la mantequilla se pusiera de un color bastante más blanquecino. Es como si quisiéramos montar claras a punto de nieve, o como cuando hacemos buttercream si es que alguna vez lo habéis hecho.

  - A continuación se añade el huevo y se sigue batiendo hasta que quede integrado.

  - Luego se añade la almendra triturada, la harina, la levadura, el bicarbonato y las especias. En este punto yo tuve que quitar las varillas de batir y poner las de amasar, porque si no mezclarlo con la batidora era imposible. De hecho si la masa queda muy inmanejable se le puede añadir un poquitín de leche (una cucharada) aunque no debería ser necesario. Y si os animáis siempre se puede ir amasando con la mano, porque una vez que está bien mezclada la masa no debería pegarse a las manos.

  - Cuando está homogénea, se envuelve en film de cocina y se reserva en el frigorífico para que se impregne bien la masa de los sabores de las especias. De nuevo os diré que en la receta original ponía que incluso se podía dejar la masa de un día para otro para que se aromatice bien, pero yo la dejé sólo un par de horas y os aseguro que las galletas están buenísimas.

  - Una vez reposada la masa, la extendemos con el rodillo entre dos film de cocina. Ojo, esto es importante, es la mejor manera de que no se nos vaya quedando la masa pegada en todas partes. Luego despegamos el film de arriba y vamos cortando con un cortapastas. Yo las hice bien finitas, de unos 4mm, con la ayuda de unos aros de goma que tiene mi rodillo a cada lado, aunque también podéis utilizar listones de la altura deseada y poner uno a cada lado de la masa de modo que al pasar el rodillo por encima se vaya igualando todo a la misma altura, o cualquier otro método que se os ocurra... el caso es que sean finitas, porque luego quedan mucho más crujientes.

  - Cuando terminé yo volví a meter la masa cortada, con el film, unos minutos en el frigorífico, para que al mover las galletas a la bandeja del horno se me deformaran lo menos posible.

  - Luego las fuí sacando con cuidado y colocando en la bandeja del horno, sobre papel de hornear. Se hornean a 180º, durante con 8 minutos, o al menos para mí ese tiempo fue suficiente, aunque puede variar de un horno a otro, pero lo importante es tener cuidando de que no se quemen, se sacan del horno en cuanto veáis que se empiezan a poner tostaditas, y en cuanto veáis que las podéis manipular se retiran de la bandeja y se dejan enfriar sobre un plato o rejilla.

  - Y por último os diré que estas galletas están más ricas cuando se han enfriado completamente porque es cuando se ponen realmente crujientes, pero vamos, que es imposible no probarlas en cuando se han enfriado lo suficiente para no quemarnos... ¡y están deliciosas de cualquier manera!

Receta galletas speculoos

Yo no puedo dejar de comerlas, a todas horas, son un vicio... ¡y estoy segura que en cuanto las probéis os va a pasar lo mismo a vosotros!!!

¡Un besote, golosos!
Leer más

El nombre os sonará raro, lo sé, pero, aunque no lo creáis, la mayoría de vosotros las habréis probado alguna vez.

Se trata de esas galletas crujientes, de color oscuro y sabor indefinido entre caramelo, canela... que en muchas cafeterías sirven como acompañamiento al café.


¡Están deliciosas! a mí algunas veces me daban ganas de pedir café sólo por estas galletitas... hasta que hace poco hice el descubrimiento del siglo, y es que en España se comercializan bajo la marca "Lotus" ¡y las venden en el Mercadona!

Ains, creía que tanta felicidad junta no era posible hasta que un día, mientras me comía una, me dió por pensar "¿y no podría hacer yo galletitas de estas? seguro que hay recetas para hacerlas, es cuestión de buscar..." y sí, busqué, busqué como una loca hasta encontrar la receta, aunque lo difícil no fue encontrarla, sino averiguar previamente qué nombre recibían este tipo de galletas ¡quién se iba a imaginar semejante nombrecito! ¿Speculoos? y es que resulta que estas galletas son originarias de Bélgica, donde son muy típicas, sobre todo en Navidad y por eso el nombre suena tan raro a nuestros oídos.

Receta galletas speculoos

Pero ahora, una vez que he descubierto el origen de estas galletas ¡ya no hay quien me pare! y es que con una simple búsqueda en Google aparecen miles de recetas, no sólo de las galletas en sí, sino de postres, tartas, cremas... ¡todo lo que podáis imaginar, con un toque de speculoos!! y creedme, voy a probar más de una.

Receta galletas speculoos

¿Y cuál es el secreto de estas deliciosas galletas? pues una mezcla muy especial de especias, que le dan ese sabor y esos matices tan peculiares: canela, nuez moscada, clavo, jengibre en polvo, cardamomo y pimienta blanca. Yo he comprado un botecito con las especias ya mezcladas, por Internet, aprovechando un pedido que tenía que hacer con varias cosas de repostería ¡y resulta que es de la marca Funcakes!

Receta galletas speculoos

Pero si no lo encontráis o no queréis comprarlo no os apuréis, que podéis comprar las especias por separado y mezclarlas vosotras mismas según la siguiente proporción (que he encontrado en el maravilloso blog de Las Recetas de Mamá):
   •8 cucharaditas de canela
   •2 cucharaditas de nuez moscada
   •2 cucharaditas de clavo
   •1 cucharadita de jengibre en polvo
   •1 cucharadita de cardamomo
   •1 cucharadita de pimienta blanca

Así que ya sabéis, no hay excusa para no probar estar galletas, os aseguro que os van a encantar, tan crujientes, tan aromáticas, ¡tan absolutamente irresistibles!

Receta galletas speculoos




De todas las recetas que consulté la que más me convenció fue la que encontré en el blog "Las Recetas de Mamá", aunque he adaptado las cantidades a la mitad porque me parecía que iba a ser demasiado ¡y creo que no me equivoqué! porque a pesar de hacer la mitad me salieron muchísimas ¡llevamos una semana comiendo galletas!

INGREDIENTES:
  - 175 g harina
  - 125 g mantequilla a temperatura ambiente
  - 125 g azúcar moreno
  - 100 g almendra triturada
  - 1 huevo pequeño
  - 1 + 1/2 cucharadita de mezcla de especias para speculoos
  - 1 cucharadita de levadura química
  - 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico


PREPARACIÓN:

  - En primer lugar, se bate, con ayuda de una batidora de varillas, la mantequilla con el azúcar. En la receta original ponía que había que batir el tiempo suficiente como para que el azúcar quede disuelta, pero la verdad es que yo no batí tanto, me parecía misión imposible... eso sí, estuve mis buenos 3 minutos batiendo, lo suficiente para que el azúcar comenzara a disolverse y la mantequilla se pusiera de un color bastante más blanquecino. Es como si quisiéramos montar claras a punto de nieve, o como cuando hacemos buttercream si es que alguna vez lo habéis hecho.

  - A continuación se añade el huevo y se sigue batiendo hasta que quede integrado.

  - Luego se añade la almendra triturada, la harina, la levadura, el bicarbonato y las especias. En este punto yo tuve que quitar las varillas de batir y poner las de amasar, porque si no mezclarlo con la batidora era imposible. De hecho si la masa queda muy inmanejable se le puede añadir un poquitín de leche (una cucharada) aunque no debería ser necesario. Y si os animáis siempre se puede ir amasando con la mano, porque una vez que está bien mezclada la masa no debería pegarse a las manos.

  - Cuando está homogénea, se envuelve en film de cocina y se reserva en el frigorífico para que se impregne bien la masa de los sabores de las especias. De nuevo os diré que en la receta original ponía que incluso se podía dejar la masa de un día para otro para que se aromatice bien, pero yo la dejé sólo un par de horas y os aseguro que las galletas están buenísimas.

  - Una vez reposada la masa, la extendemos con el rodillo entre dos film de cocina. Ojo, esto es importante, es la mejor manera de que no se nos vaya quedando la masa pegada en todas partes. Luego despegamos el film de arriba y vamos cortando con un cortapastas. Yo las hice bien finitas, de unos 4mm, con la ayuda de unos aros de goma que tiene mi rodillo a cada lado, aunque también podéis utilizar listones de la altura deseada y poner uno a cada lado de la masa de modo que al pasar el rodillo por encima se vaya igualando todo a la misma altura, o cualquier otro método que se os ocurra... el caso es que sean finitas, porque luego quedan mucho más crujientes.

  - Cuando terminé yo volví a meter la masa cortada, con el film, unos minutos en el frigorífico, para que al mover las galletas a la bandeja del horno se me deformaran lo menos posible.

  - Luego las fuí sacando con cuidado y colocando en la bandeja del horno, sobre papel de hornear. Se hornean a 180º, durante con 8 minutos, o al menos para mí ese tiempo fue suficiente, aunque puede variar de un horno a otro, pero lo importante es tener cuidando de que no se quemen, se sacan del horno en cuanto veáis que se empiezan a poner tostaditas, y en cuanto veáis que las podéis manipular se retiran de la bandeja y se dejan enfriar sobre un plato o rejilla.

  - Y por último os diré que estas galletas están más ricas cuando se han enfriado completamente porque es cuando se ponen realmente crujientes, pero vamos, que es imposible no probarlas en cuando se han enfriado lo suficiente para no quemarnos... ¡y están deliciosas de cualquier manera!

Receta galletas speculoos

Yo no puedo dejar de comerlas, a todas horas, son un vicio... ¡y estoy segura que en cuanto las probéis os va a pasar lo mismo a vosotros!!!

¡Un besote, golosos!

8 comentarios:

  1. Qué buena pinta tienen!! la verdad es que están riquísimas pero no tenía ni idea de que se llamaban así. Un beso

    www.ohfimmo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno!, yo tampoco tenía idea de que se llamaban así, pero me había fijado en ellas porque leí los ingredientes (cosa que siempre hago) y creo que no llevan lactosa. Tendré que fijarme bien cuando vaya a mercadona a ver si las encuentro!
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  3. Llevo tiempo buscando tiempo (valga la ironía) para hacer galletas y aunque tengo varias recetas guardadas en la lista de "pendientes", sin lugar a dudas estas serán las primeras en caer; hace precisamente una semana, volviendo a las tantas de bailar, me comí un par de galletas de estas de alguna vez que he ido a una cafetería y no me la he comido y pensé "¿las venderán en algún sitio?"
    Una pregunta tonta, ¿las cucharaditas las has medido son con las medidoras?

    ResponderEliminar
  4. tienen una pinta...qué ricas!! a mí también me gustan esas galletas jejej :) menudo empeño le pusiste, se nota que te gustan un montón!!
    besoos!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, pues sí, descubrir que las vendían en el Mercadona ya fue toda una revelación, la verdad, pero es que las caseras están aún mejor...
    Angie, esta receta que he compartido no lleva leche, pero sí mantequilla, así que no sé, habría que ver los ingredientes que llevan las comerciales a ver si llevan lactosa o no.
    Y Inma, sí que he utilizado las cucharitas medidoras, siempre lo hago, por costumbre más que por otra cosa, pero vamos, para esta receta tampoco es necesario ser extremadamente preciso, jeje, utiliza la cucharita que quieras!!

    ResponderEliminar
  6. Yo llevo años comprando las Lotus jajajaja están también en el carrefour o corte ingles.
    Es que son increibles aunque seguro que las que has hecho tú, también lo están. Que pena que estoy a dieta, si no, oprobaria a hacerlas jajaj

    ResponderEliminar
  7. Hola! Me han salidos una galletas buenisimas, he añadido un poco de coco y caramelo liquido y azucar blanca por encima a una parte de la masa, por variar, pero ambas versiones estan de muerte. Muchas gracias por compartir la receta. Saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar