Los cupcakes más deliciosos de la historia

Sí chicos, siento poneros los dientes largos pero no voy pecar de falsa molestia... el otro día salieron de mi cocina los cupcakes más deliciosos del mundo. Desgraciadamente no puedo chulear de que la receta se me ocurriera a mí, aún no tengo "tablas" como para eso, y tengo que agradecer este manjar a Alma de Objetivo: cupcake perfecto.


¿qué os parece? ¿tienen buena pinta? esta vez saben exactamente a lo que parecen ¡no llevan ningún colorante! si tienen ese color es precisamente porque llevan una buena cantida de........ ¡fresas!! mmmmmmmmm, no sé a vosotros pero a mí me encantan, siempre estoy deseando que llegue esta época del año para poder comerlas, y cuando ví la receta no pude resistirme a probarla.


Pero es que no es sólo el buttercream ¡el bizcocho también lleva fresas por medio! y quedó extra jugoso, aunque tengo que ver cómo mejorar la técnica porque de la humedad de las fresas se me empezaron a despegar los papelitos del bizcocho y me costó horrores que los cupcakes quedaran medio decentes. Aún así, creedme, quizá quedaron un poco más feos ¡pero eran deliciosos! mereció la pena el esfuerzo.


Y la decoración también tengo que practicarla más... empecé haciendo rosas con la manga pastelera, empezando por el centro y girando hacia afuera hasta cubrir el cupcake completo, no es dificil pero requiere una práctica que yo aún no tengo, y luego como me sobró buttercream decidí probar a hacerles copete a un par de ellos, y bueno, para ser los primeros no quedaron mal del todo.


Como remate no se me ocurrió nada mejor que unas hojitas de chocolate ¡que el chocolate y las fresas hacen buen pareja!

Pero bueno, no me enrollo más y os transcribo aquí la receta de Alma, con una pequeña reducción en las cantidades del buttercream para que no os sobre (a no ser que queráis ponerle muucho buttercream a cada cupcake!)


La receta es para 6 cupcakes grandes, si queréis hacer más no tenéis más que multiplicar.

PARA EL BIZCOCHO:

- 60 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 90 g de azúcar blanco
- 1 huevo talla M
- 115 g de harina
- 1 cucharadita de levadura Royal
- 60 ml de leche semidesnatada
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
- 100g de fresas

- Precalentamos el horno a 180º.
- Batimos la mantequilla con el azúcar unos minutos (¡tened paciencia!) hasta que se integren bien y la mezcla se aclare.
- Añadimos el huevo batiendo hasta que se incorpore.
- Añadimos la mitad de la harina, tamizándola junto con la levadura, y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore.
- Añadimos la leche, mezclada con el extracto de vainilla, y volvemos a batir.
- Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja (la harina se bate siempre a velocidad baja y así el bizcocho sale más jugoso) hasta que la mezcla sea homogénea.
- Incorporamos las fresas, cortadas en trocitos pequeñitos. Lo mezclamos todo con un toque de batidora de varillas para que las fresas suelten algo de jugo al bizcocho pero que sigan quedando trocitos enteros.
- Preparamos la bandeja para cupcakes con 6 cápsulas de papel y repartimos la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3 o al crecer se derramarán.
- Horneamos 25 minutos o hasta que un palillo salga limpio.
- Dejamos enfriar sobre una rejilla ¡no los dejéis en la bandeja para que no cojan humedad!


PARA EL BUTTERCREAM:

- 100 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (¡muy importante que no sea margarina!!)
- 160 g de icing sugar (también se puede con azúcar glas pero si podéis conseguir icing sugar queda mejor)
- 1 cucharada de leche semidesnatada
- 80 g de fresas

- Tamizamos el icing sugar y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla y la leche.
- Para el buttercream lo mejor es utilizar batidora de varillas ¡pero de varillas rígidas! los accesorios de varillas que suelen venir con las batidoras con flexibles y esos no van bien... si podéis, agenciaros una batidora de este tipo.
- Antes de empezar a batir os recomiendo cubrir parcialmente el bol para no crear una nube de azúcar en suspensión en vuestra cocina...
- Comenzamos a batir primero a velocidad baja un minuto. A continuación batimos al menos 4 minutos más a velocidad alta hasta que la mezcla esté plenamente integrada.
- Lavar las fresas, cortarlas en trocitos pequeños, ponerlas en un bol y batirlas bien con un accesorio de triturar hasta hacerlas prácticamente zumo.
- Agregar las fresas batidas al buttercream pasándolas por un colador, de ese modo las pepitas se quedan en el colador y no se nos atascará la manga pastelera. Si están bien batidas en el colador deben quedarnos sólo las pepitas ¡procurad que no se os quede ahí mucha pulpa o estaremos desperdiciando lo mejor de las fresas!
- Con la batidora de varillas volvemos a batir el buttercream durante un par de minutos. Al principio puede parecer que se nos está cortando, pero es normal, en cuanto sigamos batiendo veréis como se incorporan perfectamente y el buttercream queda riquísimo.
- Una vez que los bizcochos estén fríos los decoramos usando la manga pastelera con una boquila de estrella.


¡Y a disfrutarrrrrrr! ¡si los probáis tenéis que contarme qué os han parecido!
Leer más
Sí chicos, siento poneros los dientes largos pero no voy pecar de falsa molestia... el otro día salieron de mi cocina los cupcakes más deliciosos del mundo. Desgraciadamente no puedo chulear de que la receta se me ocurriera a mí, aún no tengo "tablas" como para eso, y tengo que agradecer este manjar a Alma de Objetivo: cupcake perfecto.


¿qué os parece? ¿tienen buena pinta? esta vez saben exactamente a lo que parecen ¡no llevan ningún colorante! si tienen ese color es precisamente porque llevan una buena cantida de........ ¡fresas!! mmmmmmmmm, no sé a vosotros pero a mí me encantan, siempre estoy deseando que llegue esta época del año para poder comerlas, y cuando ví la receta no pude resistirme a probarla.


Pero es que no es sólo el buttercream ¡el bizcocho también lleva fresas por medio! y quedó extra jugoso, aunque tengo que ver cómo mejorar la técnica porque de la humedad de las fresas se me empezaron a despegar los papelitos del bizcocho y me costó horrores que los cupcakes quedaran medio decentes. Aún así, creedme, quizá quedaron un poco más feos ¡pero eran deliciosos! mereció la pena el esfuerzo.


Y la decoración también tengo que practicarla más... empecé haciendo rosas con la manga pastelera, empezando por el centro y girando hacia afuera hasta cubrir el cupcake completo, no es dificil pero requiere una práctica que yo aún no tengo, y luego como me sobró buttercream decidí probar a hacerles copete a un par de ellos, y bueno, para ser los primeros no quedaron mal del todo.


Como remate no se me ocurrió nada mejor que unas hojitas de chocolate ¡que el chocolate y las fresas hacen buen pareja!

Pero bueno, no me enrollo más y os transcribo aquí la receta de Alma, con una pequeña reducción en las cantidades del buttercream para que no os sobre (a no ser que queráis ponerle muucho buttercream a cada cupcake!)


La receta es para 6 cupcakes grandes, si queréis hacer más no tenéis más que multiplicar.

PARA EL BIZCOCHO:

- 60 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 90 g de azúcar blanco
- 1 huevo talla M
- 115 g de harina
- 1 cucharadita de levadura Royal
- 60 ml de leche semidesnatada
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
- 100g de fresas

- Precalentamos el horno a 180º.
- Batimos la mantequilla con el azúcar unos minutos (¡tened paciencia!) hasta que se integren bien y la mezcla se aclare.
- Añadimos el huevo batiendo hasta que se incorpore.
- Añadimos la mitad de la harina, tamizándola junto con la levadura, y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore.
- Añadimos la leche, mezclada con el extracto de vainilla, y volvemos a batir.
- Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja (la harina se bate siempre a velocidad baja y así el bizcocho sale más jugoso) hasta que la mezcla sea homogénea.
- Incorporamos las fresas, cortadas en trocitos pequeñitos. Lo mezclamos todo con un toque de batidora de varillas para que las fresas suelten algo de jugo al bizcocho pero que sigan quedando trocitos enteros.
- Preparamos la bandeja para cupcakes con 6 cápsulas de papel y repartimos la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3 o al crecer se derramarán.
- Horneamos 25 minutos o hasta que un palillo salga limpio.
- Dejamos enfriar sobre una rejilla ¡no los dejéis en la bandeja para que no cojan humedad!


PARA EL BUTTERCREAM:

- 100 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (¡muy importante que no sea margarina!!)
- 160 g de icing sugar (también se puede con azúcar glas pero si podéis conseguir icing sugar queda mejor)
- 1 cucharada de leche semidesnatada
- 80 g de fresas

- Tamizamos el icing sugar y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla y la leche.
- Para el buttercream lo mejor es utilizar batidora de varillas ¡pero de varillas rígidas! los accesorios de varillas que suelen venir con las batidoras con flexibles y esos no van bien... si podéis, agenciaros una batidora de este tipo.
- Antes de empezar a batir os recomiendo cubrir parcialmente el bol para no crear una nube de azúcar en suspensión en vuestra cocina...
- Comenzamos a batir primero a velocidad baja un minuto. A continuación batimos al menos 4 minutos más a velocidad alta hasta que la mezcla esté plenamente integrada.
- Lavar las fresas, cortarlas en trocitos pequeños, ponerlas en un bol y batirlas bien con un accesorio de triturar hasta hacerlas prácticamente zumo.
- Agregar las fresas batidas al buttercream pasándolas por un colador, de ese modo las pepitas se quedan en el colador y no se nos atascará la manga pastelera. Si están bien batidas en el colador deben quedarnos sólo las pepitas ¡procurad que no se os quede ahí mucha pulpa o estaremos desperdiciando lo mejor de las fresas!
- Con la batidora de varillas volvemos a batir el buttercream durante un par de minutos. Al principio puede parecer que se nos está cortando, pero es normal, en cuanto sigamos batiendo veréis como se incorporan perfectamente y el buttercream queda riquísimo.
- Una vez que los bizcochos estén fríos los decoramos usando la manga pastelera con una boquila de estrella.


¡Y a disfrutarrrrrrr! ¡si los probáis tenéis que contarme qué os han parecido!

8 comentarios:

  1. Tengo que admitir que se me ha hecho la boca agua jaja qué buena pinta, en serio!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buena pinta!

    ¡Tienes un detallito en mi blog! :)

    ResponderEliminar
  3. Que pinta que tienen guapiiiiii!!!!!! dan ganas de dar un bocao a la pantallaaaaaaaaaaa, jejejejejeje. Besitoss

    ResponderEliminar
  4. ¡Tienen una pinta meravillosa y el color es ESTUPENDO!

    ResponderEliminar
  5. Te iba a pedir la receta, pero ya esta aquí que buenos que estaban... a ver si me salen la mitad de ricos. Ya te contaré

    ResponderEliminar
  6. Te he dejado una sorpresita en mi blog ¿te animas a recogerlo? ^.^

    ResponderEliminar
  7. Porque haces siempre cosas que parecen estar la mar de ricas? tienen una pinta que solo con verlo me muero de ganas de probar uno!!!
    Un besotee flor!

    ResponderEliminar
  8. Se me ha hecho la boca agua!! jajaja, buah que pinta mas rica tiene esto!! soy Vanesa de ninetesdefieltro.blogspot.com, llego a ti por casualidad y me quedo, he estado de visita en tu blog y haces cosas muy bonitas, los llaveros de galleta me han encantado, superoriginales!!!
    Yo hago cositas en fieltro, y ahora estoy de sorteo, pasate por mi blog! un besote!

    ResponderEliminar