¡Vivan las chuches!

¡Hola caracolas! ¿qué tal andáis? yo aquí resfriadilla, pero bueno, así aprovecho para publicar... veréis, este finde iba a comenzar "ganchilleando" un encargo, pero tuve un percance con la dichosa lana amarilla, grrrr, y tuve que aplazarlo (¡aunque por fin lo he solucionado!). En esas estaba yo cuando me dió un antojo de dulce que no se podía aguantar... ¡y al final he pasado todo el finde haciendo chuches!! Mirad, mirad, cuánto azúcar junto...


¡Lo peor es que no se pueden comer! y la verdad que al final me quedé con ganas de haber hecho también algunas chuches de verdad, porque están tan apetitosas.... mmmmmmmm...

Ya os enseñaré en qué se han ido convirtiendo todas estas minis, pero de momento, por si os interesa, os dejo algunas indicaciones de cómo las he elaborado.

¡Besotes dulces!


Bueno, antes de nada me váis a perdonar que no haga un tutorial en condiciones... me emocioné y estuve trabajando sin sacar ni una sóla foto así que ahora no puedo hacer gran cosa, sólo daros algunas indicaciones de cómo fui elaborando yo las cositas ¡y quizá haya otra forma de hacerlas!

REGALICES:
Esto es lo más fácil, lo que hice fue un rulito blanco bastante pequeño, de unos 5mm de diámetro y 2cm de largo, y lo envolví con una lámina roja; eso sí, la lámina debe ser de grosor uniforme para que al reducir el regaliz mantenga la forma perfectamente. Con esa cantidad obtuve todo el regaliz que habéis visto en la foto y un poco más que ya no me cabía.

Una vez que tenemos el rulito listo sólo tenemos que reducirlo a base de rodarlo y rodarlo, pero ¡un truco! no lo rodéis con la mano porque por mucho que queráis la presión que hacéis con cada dedo no va a ser exactamente la misma y se os va a ir deformando. Es mejor utilizar algun utensilio plano que reparta la presión de igual modo a todo lo largo de todo el fideo que estamos rodando; yo utilicé un trozo de metacrilato del que se usa para los sellos de silicona, porque además es transparente y te permite en todo momento controlar cómo está quedando tu pieza.


Cuando tengamos las tiras de regaliz listas las horneamos (cuidado con los tiempos porque al ser tan finito se cuece enseguida y se quema) y cuando se hayan enfriado las tendremos listas para ir cortando (se corta estupendamente aunque ya esté cocido) y decorar lo que queramos.


NUBES:
Para las nubes el proceso también es muy sencillo. Lo primero es elegir los tres colores que queréis ponerles: yo elegí blanco, rosa y azul pero si os fijáis en las de verdad veréis que también las hay verdes, o amarillas... eso sí ¡colores muy pastel!

Una vez elegidos los colores necesitamos 3 churritos del mismo grosor, uno de cada color. Yo los obtuve a base de rodar con ayuda del metacrilato tal y como he explicado antes.

Ahora colocamos 2 de los churritos uno junto a otro y el tercero lo colocamos encima (os pongo un ejemplo con los regalices para que veáis a qué me refiero)


Luego los vamos enrollando con la mano para que se vayan enroscando, cuanto más giremos más apretadas quedarán las vueltas.


Cuando estemos contentos con el resultado lo cocemos y una vez que se enfríe ya lo tenemos listo para cortar a la medida que queramos.


CORAZONES:
Los corazoncitos son algo más laboriosos de hacer y además requieren de material más específico como un minicortador con forma de corazón y falso azúcar, pero bueno, aún así resultan muy fáciles de hacer y el resultado es espectacular.

Yo lo hice siguiendo este tutorial que publicó Noelia Contreras con motivo de San Valentín ¡y creedme si os digo que este tipo de tutoriales hay que guardarlos como oro en paño!


CHOCOLATES:
Esto es, con mucho, lo más entretenido de hacer... hay quien utiliza moldes, pero yo los hice uno a uno con muuuuucha paciencia.

Lo que hice fue coger una lámina finita de arcilla color marrón chocolate y sobre ella cortar cuadraditos (o más bien rectangulitos) del mismo tamaño, pero los cortes no los hice completamente rectos sino que los fui haciendo con la cuchilla ligeramente inclinada hacia afuera para darle a las porciones una cierta forma de "lingote".

Luego les fue haciendo las rayas del centro con el revés de la cuchilla, una a una ¡y listo! con un poco de maña quedan bastante realistas ¿no?


Ala, ya tenéis tarea si queréis practicar ¡un besote gordote!
Leer más
¡Hola caracolas! ¿qué tal andáis? yo aquí resfriadilla, pero bueno, así aprovecho para publicar... veréis, este finde iba a comenzar "ganchilleando" un encargo, pero tuve un percance con la dichosa lana amarilla, grrrr, y tuve que aplazarlo (¡aunque por fin lo he solucionado!). En esas estaba yo cuando me dió un antojo de dulce que no se podía aguantar... ¡y al final he pasado todo el finde haciendo chuches!! Mirad, mirad, cuánto azúcar junto...


¡Lo peor es que no se pueden comer! y la verdad que al final me quedé con ganas de haber hecho también algunas chuches de verdad, porque están tan apetitosas.... mmmmmmmm...

Ya os enseñaré en qué se han ido convirtiendo todas estas minis, pero de momento, por si os interesa, os dejo algunas indicaciones de cómo las he elaborado.

¡Besotes dulces!


Bueno, antes de nada me váis a perdonar que no haga un tutorial en condiciones... me emocioné y estuve trabajando sin sacar ni una sóla foto así que ahora no puedo hacer gran cosa, sólo daros algunas indicaciones de cómo fui elaborando yo las cositas ¡y quizá haya otra forma de hacerlas!

REGALICES:
Esto es lo más fácil, lo que hice fue un rulito blanco bastante pequeño, de unos 5mm de diámetro y 2cm de largo, y lo envolví con una lámina roja; eso sí, la lámina debe ser de grosor uniforme para que al reducir el regaliz mantenga la forma perfectamente. Con esa cantidad obtuve todo el regaliz que habéis visto en la foto y un poco más que ya no me cabía.

Una vez que tenemos el rulito listo sólo tenemos que reducirlo a base de rodarlo y rodarlo, pero ¡un truco! no lo rodéis con la mano porque por mucho que queráis la presión que hacéis con cada dedo no va a ser exactamente la misma y se os va a ir deformando. Es mejor utilizar algun utensilio plano que reparta la presión de igual modo a todo lo largo de todo el fideo que estamos rodando; yo utilicé un trozo de metacrilato del que se usa para los sellos de silicona, porque además es transparente y te permite en todo momento controlar cómo está quedando tu pieza.


Cuando tengamos las tiras de regaliz listas las horneamos (cuidado con los tiempos porque al ser tan finito se cuece enseguida y se quema) y cuando se hayan enfriado las tendremos listas para ir cortando (se corta estupendamente aunque ya esté cocido) y decorar lo que queramos.


NUBES:
Para las nubes el proceso también es muy sencillo. Lo primero es elegir los tres colores que queréis ponerles: yo elegí blanco, rosa y azul pero si os fijáis en las de verdad veréis que también las hay verdes, o amarillas... eso sí ¡colores muy pastel!

Una vez elegidos los colores necesitamos 3 churritos del mismo grosor, uno de cada color. Yo los obtuve a base de rodar con ayuda del metacrilato tal y como he explicado antes.

Ahora colocamos 2 de los churritos uno junto a otro y el tercero lo colocamos encima (os pongo un ejemplo con los regalices para que veáis a qué me refiero)


Luego los vamos enrollando con la mano para que se vayan enroscando, cuanto más giremos más apretadas quedarán las vueltas.


Cuando estemos contentos con el resultado lo cocemos y una vez que se enfríe ya lo tenemos listo para cortar a la medida que queramos.


CORAZONES:
Los corazoncitos son algo más laboriosos de hacer y además requieren de material más específico como un minicortador con forma de corazón y falso azúcar, pero bueno, aún así resultan muy fáciles de hacer y el resultado es espectacular.

Yo lo hice siguiendo este tutorial que publicó Noelia Contreras con motivo de San Valentín ¡y creedme si os digo que este tipo de tutoriales hay que guardarlos como oro en paño!


CHOCOLATES:
Esto es, con mucho, lo más entretenido de hacer... hay quien utiliza moldes, pero yo los hice uno a uno con muuuuucha paciencia.

Lo que hice fue coger una lámina finita de arcilla color marrón chocolate y sobre ella cortar cuadraditos (o más bien rectangulitos) del mismo tamaño, pero los cortes no los hice completamente rectos sino que los fui haciendo con la cuchilla ligeramente inclinada hacia afuera para darle a las porciones una cierta forma de "lingote".

Luego les fue haciendo las rayas del centro con el revés de la cuchilla, una a una ¡y listo! con un poco de maña quedan bastante realistas ¿no?


Ala, ya tenéis tarea si queréis practicar ¡un besote gordote!

12 comentarios:

  1. :O esta vez si que me has matado! al ver la foto en miniatura pensé que eran chucherias de verdad!! jolin me han entrado unas ganas de comerlas...jajajaja
    Te han quedado bien no,perfectas! te juro que pensé que eran de tienda! jajajaj

    Besetes guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Ummm que ricas!!!!

    Espero que mejores pronto!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las chuches, jaja además estas no engordan.
    Un bko.

    ResponderEliminar
  4. Una monería estas miniaturas, estoy deseando ver en qué se han convertido!
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Son perfectas, si lo ves como anuncio de una tienda de chuches, crees que son reales. Las explicaciones muy buenas. Besos

    ResponderEliminar
  6. me han encantado!!!! los corazones una pasada!!!!! ya me he estudiado el tutorial!!!!! ajajjajaj muchas gracias!!!!! ;))

    ResponderEliminar
  7. ^-^ Que chulas!!!! parecen completamente reales!!! Yo quiero clases particulares, por fa por fa!!!
    Besitos guapa!!!

    ResponderEliminar
  8. Ñamiiii! Me encanta! ^^
    Nunca he probado a hacer comiditas pero la verdad es que me llama mucho la atención, a ver si me animo y hago cositas dulces, que parece muy divertido :D
    Un besote wapa!

    ResponderEliminar
  9. ais anita!! eso no se hace jolin!! que se me van los ojitoooos!!
    besitos

    ResponderEliminar
  10. Uauuuu que chulada! te ha quedado todo fenomenal, tiene una pinta que para comerseloooo :D
    Miauuuuubesitos!

    ResponderEliminar
  11. Pero si parecen auténticas...!!! Por favor... Cada día me sorprendes más ;) un beso fuerte.

    ResponderEliminar