Bolitas de coco

Mirad qué cosa tan rica os traigo hoy... se trata de una receta que, aunque puede utilizarse todo el año, parece que es sobre todo típica de Navidad, y es que ¿quién no ha comprado alguna vez bolitas de coco para la típica bandeja de dulces navideños? ¡pues estas os aseguro que están más ricas! y encima son facilísimas de hacer...


En cuanto a la presentación, las de la foto como veis las envolví con cuadraditos de papel albal, más que nada para poder ponerlas con el resto de mantecados y que no se pringara todo de chocolate. También podéis comprar directamente "envoltorios de papel foil" (ese que es como papel albal pero más finito, de colores, como el que llevan muchos bombones) que no es fácil encontrarlos en España, pero si sois muy aficionadas a la repostería esta página inglesa os va a encantar ¡tienen de todo!
Otra opción es presentarlas en capsulitas de trufas (como los papeles de las magdalenas pero más pequeñitos) o las podéis poner directamente todas juntitas sobre un plato y listo!! si van a estar igual de ricas hagáis lo que hagáis... pero bueno, no me enrollo más y os dejo la receta.

¡¡Feliz y dulce Navidad chicos!!


INGREDIENTES:
- 250g de coco rallado (cuidadín, porque también he visto vender uno que viene como en laminitas... nosotros el que necesitamos es rallado rallado, bien chiquitito)
- 1 lata pequeña de leche condensada (370g)
- Chocolate de cobertura (opcional, unos 50g pueden bastar, pero depende de cuánto chocolate os apetece ponerles...)


Y MANOS A LA MASA!!
- En una fuente de cristal mezclamos el coco y la leche condensada. Para hacerlo más fácil yo suelo echar la mitad del coco, encima la leche condensada y encima el resto del coco, de ese modo es más fácil de mezclar. Hay que mezclarlo removiendo bien, hasta obtener una pasta bastante homogénea.

- Metemos la mezcla un rato en el frigorífico, para que se endurezca un poco y sea más manejable (y un poco menos pegajosa) con media hora es más que suficiente. De hecho este paso os lo podéis saltar si queréis, es sólo por facilitar un poco el trabajo posterior.

- Y ya sólo queda lo más divertido que es darle forma a las bolitas... si queréis ser educados podéis hacerlo con una par de cucharillas, limpio y eficaz, pero si queréis hacerlo divertido y poneros hasta los codos de leche condensada yo optaría por la opción de hacer las bolitas a mano, jajajajaja, ni punto de comparación.

- El paso opcional es bañar las bolitas en chocolate. Para ello, una vez que las tengamos todas hechas, las metemos en el frigorífico y mientras se enfrían derretimos un poco de chocolate de cobertura al baño maría. Luego sólo tenemos que ir pasando las bolitas por el chocolate y dejarlas reposar en un plato o bandeja hasta que el chocolate endurezca.
En cuanto a cómo aplicar el chocolate, dado que es muy espeso, yo simplemente cojo las bolitas con la mano y las voy pasando sobre el chocolate, de modo que se me quedan rebozadas sólo hasta la mitad. Si a alguien se le ocurre cómo rebozarlas completamente sin acabar pringada de chocolate hasta las cejas ¡que me lo diga! (que después de meter los codos en la leche condensada meter también las cejas en el chocolate me parece excesivo...)

Como veréis, más fácil imposible ¡y encima es divertido! así que animaos... ¡besitos dulces!!
Leer más
Mirad qué cosa tan rica os traigo hoy... se trata de una receta que, aunque puede utilizarse todo el año, parece que es sobre todo típica de Navidad, y es que ¿quién no ha comprado alguna vez bolitas de coco para la típica bandeja de dulces navideños? ¡pues estas os aseguro que están más ricas! y encima son facilísimas de hacer...


En cuanto a la presentación, las de la foto como veis las envolví con cuadraditos de papel albal, más que nada para poder ponerlas con el resto de mantecados y que no se pringara todo de chocolate. También podéis comprar directamente "envoltorios de papel foil" (ese que es como papel albal pero más finito, de colores, como el que llevan muchos bombones) que no es fácil encontrarlos en España, pero si sois muy aficionadas a la repostería esta página inglesa os va a encantar ¡tienen de todo!
Otra opción es presentarlas en capsulitas de trufas (como los papeles de las magdalenas pero más pequeñitos) o las podéis poner directamente todas juntitas sobre un plato y listo!! si van a estar igual de ricas hagáis lo que hagáis... pero bueno, no me enrollo más y os dejo la receta.

¡¡Feliz y dulce Navidad chicos!!


INGREDIENTES:
- 250g de coco rallado (cuidadín, porque también he visto vender uno que viene como en laminitas... nosotros el que necesitamos es rallado rallado, bien chiquitito)
- 1 lata pequeña de leche condensada (370g)
- Chocolate de cobertura (opcional, unos 50g pueden bastar, pero depende de cuánto chocolate os apetece ponerles...)


Y MANOS A LA MASA!!
- En una fuente de cristal mezclamos el coco y la leche condensada. Para hacerlo más fácil yo suelo echar la mitad del coco, encima la leche condensada y encima el resto del coco, de ese modo es más fácil de mezclar. Hay que mezclarlo removiendo bien, hasta obtener una pasta bastante homogénea.

- Metemos la mezcla un rato en el frigorífico, para que se endurezca un poco y sea más manejable (y un poco menos pegajosa) con media hora es más que suficiente. De hecho este paso os lo podéis saltar si queréis, es sólo por facilitar un poco el trabajo posterior.

- Y ya sólo queda lo más divertido que es darle forma a las bolitas... si queréis ser educados podéis hacerlo con una par de cucharillas, limpio y eficaz, pero si queréis hacerlo divertido y poneros hasta los codos de leche condensada yo optaría por la opción de hacer las bolitas a mano, jajajajaja, ni punto de comparación.

- El paso opcional es bañar las bolitas en chocolate. Para ello, una vez que las tengamos todas hechas, las metemos en el frigorífico y mientras se enfrían derretimos un poco de chocolate de cobertura al baño maría. Luego sólo tenemos que ir pasando las bolitas por el chocolate y dejarlas reposar en un plato o bandeja hasta que el chocolate endurezca.
En cuanto a cómo aplicar el chocolate, dado que es muy espeso, yo simplemente cojo las bolitas con la mano y las voy pasando sobre el chocolate, de modo que se me quedan rebozadas sólo hasta la mitad. Si a alguien se le ocurre cómo rebozarlas completamente sin acabar pringada de chocolate hasta las cejas ¡que me lo diga! (que después de meter los codos en la leche condensada meter también las cejas en el chocolate me parece excesivo...)

Como veréis, más fácil imposible ¡y encima es divertido! así que animaos... ¡besitos dulces!!

4 comentarios:

  1. madre mia!! que pinta tienen!! uff con lo que me gustan a mi las bolitas de coco!!!!este año quiero hacerme mis propios dulces para Navidad, asi es que esta receta me viene genial!!!
    oye y si se rebozaran sobre cacao (o algarroba) en polvo???deben estar buenas también no??
    besitos

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues claro que tienen que estar buenas! en vez de bañarlas en chocolate las rebozas de cacao... es cuestión de probar, pero seguro que sí. ¡Ya me contarás!

    ResponderEliminar
  3. Si es que me quedo contigo... hay algo que no se te de bien o se te resista???? eres genial!!! ademas, tienen que star buenisimas!! Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa!!, he estado un poco liadilla, y no habia podido pasarme, pero ya estoy aquí y pronto os mostraré nuevos proyectos.
    Que entrada más dulce, con lo golosa que soy y mi pasión por el chocolate, una receta exquisita para estas navidades y si es artesana, mejor que mejor.
    UN besazo y feliz finde cielo.

    ResponderEliminar