Bolitas de chocolate

Uy, ya llego casi tarde, pero aquí os traigo otra recetilla de dulces que he hecho para estas fechas navideñas.

Aunque de todos modos la verdad es que se pueden hacer para cualquier ocasión ¡como dulce detalle para acompañar un café por ejemplo! estas bolitas os encantarán, seguro.


¡No me digáis que no tienen buen aspecto! y si alguien se pregunta por qué tienen esa pinta tan glamurosa es porque les puse por encima un poco de purpurina comestible... ¡un toquecillo especial!

Si os gusta el chocolate y sois de los que os gusta tener a mano algún dulce en pequeñas dosis, esta es vuestra receta.


INGREDIENTES:
- Media lata pequeña de leche condensada (es decir, 185g)
- 75g de chocolate negro de cobertura o de postres
- Medio paquete de galletas tipo "María oro" (yo utilicé unas del Eroski!)

Y AHORA A VER LO QUE SALE:
- Machacamos las galletas hasta hacerlas trocitos diminutos o incluso polvo de galleta. El que las trituréis más o menos va al gusto de cada uno y de si luego os gusta encontraros trocitos distinguibles de galleta en las bolitas o no... También dependerá de las ganas que tengáis de machacar porque al menos yo las machaqué a base de mortero, pero si tenéis Thermomix o algo así será mucho más fácil...

- Derretimos el chocolate en un bol al microondas. Mucho ojo de no ponerlo demasiado tiempo porque el chocolate se quema enseguida y se estropea... lo mejor es ponerlo a potencia bajita y en tramos de 20 o 30 segundos removiendo y observando cada vez cómo va quedando el chocolate para ver cuándo está listo.

- Mezclamos el chocolate con la leche condensada y así pasaremos de tener un chocolate negro a tener un chocolate con leche bastante dulce además.

- Añadimos poco a poco la galleta a la mezcla, removiendo bien para que se vaya incorporando. Al final tenemos que obtener una mezcla con pinta de chocolate granuloso y muy muy espesa. Podéis añadir más chocolate o más galleta según os parezca.

- Metemos la mezcla un rato en el frigorífico para que se endurezca un poquito y se haga manejable.

- Ahora con paciencia vamos formando bolitas con la pasta de chocolate. Hay quien utilizará cucharitas pero yo las hice directamente con las manos... una vez que la mezcla se enfría se queda blandita pero no pegajosa y se puede manejar muy facilmente con las manos.

- Consejo: ¡Armáos de paciencia antes de empezar! o corréis el riesgo de hartaros de las bolitas y tender a hacerlas cada vez más grandes para acabar antes... sí, doy fe, pero yo aconsejo hacerlas de tamaño más bien pequeñito porque estas bolitas luego son como pequeñas bombas de azúcar... en grandes cantidades pueden empachar (aunque siempre habrá quien no se empache ni comiéndose la mezcla a cucharadas, jajajaja). Yo me puse a ver la tele mientras formaba mis bolitas y así se me pasó en un santiamén.

- Y ahora que están todas hechas es el momento de añadir, si queréis, algún toque especial... azúcar glas, purpurina comestible, fideitos de chocolate ¡lo que se os ocurra! o podéis dejarlas tal cual y estarán igual de ricas.

- Cuando estén terminadas las metemos de nuevo un rato en el frigorífico ¡y listas! además una vez que se han endurecido ya no hace falta conservarlas siempre en frío, dependerá de si os gustan frías o no, pero yo las tengo en un bol en el salón y están estupendas, no os preocupéis que pueden estar a temperatura ambiente sin derretirse ni nada.

Como nota os diré que la receta en la que me basé indicaba justo el doble de cantidades de las que yo os he puesto, pero haciéndolo así me salieron bolitas como para invitar a todo el vecindario... ¡no hago más que repartir y siguen quedando! creedme si os digo que con las cantidades que yo os he puesto es más que suficiente para unas cuantas bocas golosas, y con la otra media lata de leche condensada podéis hacer bolitas de coco ¡y ya tenéis el surtido completo!


No me diréis que no quedan bonitas así ¿eh? ¡ya me contaréis si las hacéis!

¡Besotes de chocolate!!


Volver a "Recetas"
Leer más
Uy, ya llego casi tarde, pero aquí os traigo otra recetilla de dulces que he hecho para estas fechas navideñas.

Aunque de todos modos la verdad es que se pueden hacer para cualquier ocasión ¡como dulce detalle para acompañar un café por ejemplo! estas bolitas os encantarán, seguro.


¡No me digáis que no tienen buen aspecto! y si alguien se pregunta por qué tienen esa pinta tan glamurosa es porque les puse por encima un poco de purpurina comestible... ¡un toquecillo especial!

Si os gusta el chocolate y sois de los que os gusta tener a mano algún dulce en pequeñas dosis, esta es vuestra receta.


INGREDIENTES:
- Media lata pequeña de leche condensada (es decir, 185g)
- 75g de chocolate negro de cobertura o de postres
- Medio paquete de galletas tipo "María oro" (yo utilicé unas del Eroski!)

Y AHORA A VER LO QUE SALE:
- Machacamos las galletas hasta hacerlas trocitos diminutos o incluso polvo de galleta. El que las trituréis más o menos va al gusto de cada uno y de si luego os gusta encontraros trocitos distinguibles de galleta en las bolitas o no... También dependerá de las ganas que tengáis de machacar porque al menos yo las machaqué a base de mortero, pero si tenéis Thermomix o algo así será mucho más fácil...

- Derretimos el chocolate en un bol al microondas. Mucho ojo de no ponerlo demasiado tiempo porque el chocolate se quema enseguida y se estropea... lo mejor es ponerlo a potencia bajita y en tramos de 20 o 30 segundos removiendo y observando cada vez cómo va quedando el chocolate para ver cuándo está listo.

- Mezclamos el chocolate con la leche condensada y así pasaremos de tener un chocolate negro a tener un chocolate con leche bastante dulce además.

- Añadimos poco a poco la galleta a la mezcla, removiendo bien para que se vaya incorporando. Al final tenemos que obtener una mezcla con pinta de chocolate granuloso y muy muy espesa. Podéis añadir más chocolate o más galleta según os parezca.

- Metemos la mezcla un rato en el frigorífico para que se endurezca un poquito y se haga manejable.

- Ahora con paciencia vamos formando bolitas con la pasta de chocolate. Hay quien utilizará cucharitas pero yo las hice directamente con las manos... una vez que la mezcla se enfría se queda blandita pero no pegajosa y se puede manejar muy facilmente con las manos.

- Consejo: ¡Armáos de paciencia antes de empezar! o corréis el riesgo de hartaros de las bolitas y tender a hacerlas cada vez más grandes para acabar antes... sí, doy fe, pero yo aconsejo hacerlas de tamaño más bien pequeñito porque estas bolitas luego son como pequeñas bombas de azúcar... en grandes cantidades pueden empachar (aunque siempre habrá quien no se empache ni comiéndose la mezcla a cucharadas, jajajaja). Yo me puse a ver la tele mientras formaba mis bolitas y así se me pasó en un santiamén.

- Y ahora que están todas hechas es el momento de añadir, si queréis, algún toque especial... azúcar glas, purpurina comestible, fideitos de chocolate ¡lo que se os ocurra! o podéis dejarlas tal cual y estarán igual de ricas.

- Cuando estén terminadas las metemos de nuevo un rato en el frigorífico ¡y listas! además una vez que se han endurecido ya no hace falta conservarlas siempre en frío, dependerá de si os gustan frías o no, pero yo las tengo en un bol en el salón y están estupendas, no os preocupéis que pueden estar a temperatura ambiente sin derretirse ni nada.

Como nota os diré que la receta en la que me basé indicaba justo el doble de cantidades de las que yo os he puesto, pero haciéndolo así me salieron bolitas como para invitar a todo el vecindario... ¡no hago más que repartir y siguen quedando! creedme si os digo que con las cantidades que yo os he puesto es más que suficiente para unas cuantas bocas golosas, y con la otra media lata de leche condensada podéis hacer bolitas de coco ¡y ya tenéis el surtido completo!


No me diréis que no quedan bonitas así ¿eh? ¡ya me contaréis si las hacéis!

¡Besotes de chocolate!!


Volver a "Recetas"

8 comentarios:

  1. GUAPISIMA....LAS BEREIDAS Y YO TE DESEAMOS UNA FELIZ NAVIDAD Y QUE DISFRUTES CON LA FAMILIA Y LOS AMIGOS..LO MAS IMPORTANTE QUE TENEMOS...Y DESEARTE MUCHO EXITO..
    BESOS

    www.bereida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Joooooo, qué monas y qué pinta así doraditas :)
    Una sugerencia o pregunta: para machacar las galletas a mano, ¿no sería más fácil ponerlas todas envueltas en un paño y pasarles un rodillo por encima las veces que haga falta? Es que te imagino con el mortero dale que te pego y se me antoja más lento... ¿Me vas a traer una para que la pruebe? Jijiji.

    ResponderEliminar
  3. Me parecen que son exquisitas, además que tan bonitas te han salido, que da pena comerlas pero tienen que estar deliciosas, y es más no sabía que había purpurina comestible, jejejeje me ha parecido un detalle muy curioso, un besinnnn.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco sabía que había purpurina comestible ¡¡¡ Creo que voy a hacerlas pero sin ella porque no tengo ni idea de dónde comprarla.

    FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  5. Ummm, que rico!
    Tengo que probarlo un día!

    ResponderEliminar
  6. preciosa, venia a desearte felices fiestas despues de estar desconectada del mundo bloger durante mucho teimpo por falta de tiempo.....y me encuentro con todas estas maravillosas novedades!!!!! guauuuuuuu!!!!! todo todo todo precioso!!!!!!!!!!
    pues nada , desearte feliz navidad y que el proximo año sigas tan creativa y tan artista como siempre!!!!!!!! ;))))

    ResponderEliminar
  7. Felices fiestas preciosa, que lo pases genial en compañía de tooooodos a los que quieres!!!

    Un besazo enooorme.
    Carmen.

    ResponderEliminar
  8. Ays, se me ha hecho la boca agua.... Seguro que tus invitados las han disfrutado de lo lindo. Espero que pases una feliz noche. Un besazo!!!

    ResponderEliminar