Calendario de Adviento

Ains chicos... ¡¡cuántísimo me gusta la Navidad!! seré una romántica, o directamente una ñoña, pero es que no lo puedo evitar, la Navidad me llega al alma (ya os daré la lata, ya...)

Me encanta salir a la calle con todo el frío y ver las luces en la calle, los nacimientos en los escaparates y la ilusión en la cara de la gente. Y me encanta sobre todo intentar "ser buena" y tener detallines con la gente, sorprenderles, transmitirles un poquito de ilusión... sí, sí, podría sonar un poco hipócrita, porque buenos tendríamos que ser todo el año, pero a mí me encanta que al menos esta época sea un poquito especial... ¡yo es que me siento como una niña pequeña!! y ojalá pudiera hacer que todo el mundo se sintiera igual.

Pues resulta que el año pasado, por primera vez, tuvimos en casa un calendario de Adviento. La verdad es que en mi casa nunca ha habido de eso, yo veía los calendarios de chocolate esos que venden en los supermercados y me preguntaba para qué servirían... no le veía mucho sentido a comerte una chocolatina cada día así porque sí. Pero el año pasado la cosa cambió porque ví una idea que me encantó en el blog holamamá, y aprovechando que era la primera Navidad que pasábamos juntos mi Gusi y yo en nuestro nuevo piso pues me decidí a hacerlo... eso sí, ¡customizándolo a mi manera!

Justo hoy lo he desempolvado, porque queremos ir preparándolo para que el 1 de Diciembre esté completamente listo, y como me gusta tanto la idea quiero compartirla con vosotros, a ver si os sirve de inspiración.

¡Este es mi calendario de adviento!


Está hecho a base de cajitas de cerillas, de esas pequeñitas, forradas con papel de regalo y adornadas con cartulinas y con números de madera. Las cajas van fijadas a una plancha de cartón (que yo forré con una lámina de corcho para que quedara bonito), pero se pueden quitar y poner porque llevan velcro por detrás.


En fin, lo del velcro fue mi forma de organizar las cajitas. La idea original era ponerle a las cajas una cinta magnética por detrás y pegarlas todas por ejemplo en el frigorífico, y seguro que pensando se os ocurren más cosas... a mí se me ocurre, si tuviera niños, que cada día escondería la cajita correspondiente y les daría una pista para que la tuvieran que encontrar... ¡imaginación al poder! pero bueno, como no tengo pues preferí hacerlo así y poder colgar el calendario en la pared para que sea también un elemento decorativo.

Hasta ahora he visto muchos tipos de calendario de adviento, con bolsitas de fieltro, con calcetines... pero la idea de las cajitas de cerillas me gustó porque me pareció muy sencilla y además puede servir para reciclar (a mí siempre me ha dado una penita tirar las cajas de cerillas... ¡si es que son perfectas para mil tonterías!!). Eso sí, yo he de confesar que tengo vitrocerámica en casa y hace mucho que no gastamos ni una sóla cerilla, así que lo de reciclar lo tenía dificil... pero no os preocupéis porque ya hay quien ha pensado en estos percances y las cajitas ¡se pueden comprar vacias! en Opitec por ejemplo las tenéis muy baratitas (y seguro que encontráis más cosas que os gusten ¡yo me vuelvo loca cada vez que entro a esa tienda!). Aunque de todos modos, si en casa utilizáis cerillas, yo sigo recomendando guardarlas y reciclar porque si no os sirven para esto ya os servirán para otra cosa ¡son muy versátiles!

Si os gusta la idea estáis justo a tiempo de hacer uno y tenerlo listo para Diciembre, y si andáis justos de tiempo no importa, yo el año pasado lo pensé un poco tarde y me pilló el toro… pero no importó, porque cada día forraba una cajita, le ponía su número y la llenaba con algo… así se quedaba lista para el día siguiente, y hasta el día 23 por la tarde no estuvo terminado el calendario, pero también fue bonito ir haciéndolo así.


Y para rellenar el calendario pues también hay que echarle imaginación… depende mucho de si se hace con niños o no, pero se pueden meter desde alguna golosina hasta un pequeño regalito, o un “vale por…” ¡y ahí sí que puede ser lo que sea! una cena en X sitio, una excursión al campo, una tarde de cocineros para hacer una tarta de chocolate… en fin, ya sabéis, es que tampoco se trata de fomentar el materialismo, sino más bien momentos especiales. Y si se hace con niños también se puede, por ejemplo, compartir la tarea de rellenar el calendario para que alguno de los días sean ellos los que se tengan que esforzar un poquito por los demás y no sea sólo recibir y recibir regalos…


En fin, que hay mil cosas que se pueden hacer referentes a este tema, y yo os animo desde aquí a dedicarle un ratín y hacer algo con los vuestros ¡¡que viva el espíritu navideño!!!
Leer más
Ains chicos... ¡¡cuántísimo me gusta la Navidad!! seré una romántica, o directamente una ñoña, pero es que no lo puedo evitar, la Navidad me llega al alma (ya os daré la lata, ya...)

Me encanta salir a la calle con todo el frío y ver las luces en la calle, los nacimientos en los escaparates y la ilusión en la cara de la gente. Y me encanta sobre todo intentar "ser buena" y tener detallines con la gente, sorprenderles, transmitirles un poquito de ilusión... sí, sí, podría sonar un poco hipócrita, porque buenos tendríamos que ser todo el año, pero a mí me encanta que al menos esta época sea un poquito especial... ¡yo es que me siento como una niña pequeña!! y ojalá pudiera hacer que todo el mundo se sintiera igual.

Pues resulta que el año pasado, por primera vez, tuvimos en casa un calendario de Adviento. La verdad es que en mi casa nunca ha habido de eso, yo veía los calendarios de chocolate esos que venden en los supermercados y me preguntaba para qué servirían... no le veía mucho sentido a comerte una chocolatina cada día así porque sí. Pero el año pasado la cosa cambió porque ví una idea que me encantó en el blog holamamá, y aprovechando que era la primera Navidad que pasábamos juntos mi Gusi y yo en nuestro nuevo piso pues me decidí a hacerlo... eso sí, ¡customizándolo a mi manera!

Justo hoy lo he desempolvado, porque queremos ir preparándolo para que el 1 de Diciembre esté completamente listo, y como me gusta tanto la idea quiero compartirla con vosotros, a ver si os sirve de inspiración.

¡Este es mi calendario de adviento!


Está hecho a base de cajitas de cerillas, de esas pequeñitas, forradas con papel de regalo y adornadas con cartulinas y con números de madera. Las cajas van fijadas a una plancha de cartón (que yo forré con una lámina de corcho para que quedara bonito), pero se pueden quitar y poner porque llevan velcro por detrás.


En fin, lo del velcro fue mi forma de organizar las cajitas. La idea original era ponerle a las cajas una cinta magnética por detrás y pegarlas todas por ejemplo en el frigorífico, y seguro que pensando se os ocurren más cosas... a mí se me ocurre, si tuviera niños, que cada día escondería la cajita correspondiente y les daría una pista para que la tuvieran que encontrar... ¡imaginación al poder! pero bueno, como no tengo pues preferí hacerlo así y poder colgar el calendario en la pared para que sea también un elemento decorativo.

Hasta ahora he visto muchos tipos de calendario de adviento, con bolsitas de fieltro, con calcetines... pero la idea de las cajitas de cerillas me gustó porque me pareció muy sencilla y además puede servir para reciclar (a mí siempre me ha dado una penita tirar las cajas de cerillas... ¡si es que son perfectas para mil tonterías!!). Eso sí, yo he de confesar que tengo vitrocerámica en casa y hace mucho que no gastamos ni una sóla cerilla, así que lo de reciclar lo tenía dificil... pero no os preocupéis porque ya hay quien ha pensado en estos percances y las cajitas ¡se pueden comprar vacias! en Opitec por ejemplo las tenéis muy baratitas (y seguro que encontráis más cosas que os gusten ¡yo me vuelvo loca cada vez que entro a esa tienda!). Aunque de todos modos, si en casa utilizáis cerillas, yo sigo recomendando guardarlas y reciclar porque si no os sirven para esto ya os servirán para otra cosa ¡son muy versátiles!

Si os gusta la idea estáis justo a tiempo de hacer uno y tenerlo listo para Diciembre, y si andáis justos de tiempo no importa, yo el año pasado lo pensé un poco tarde y me pilló el toro… pero no importó, porque cada día forraba una cajita, le ponía su número y la llenaba con algo… así se quedaba lista para el día siguiente, y hasta el día 23 por la tarde no estuvo terminado el calendario, pero también fue bonito ir haciéndolo así.


Y para rellenar el calendario pues también hay que echarle imaginación… depende mucho de si se hace con niños o no, pero se pueden meter desde alguna golosina hasta un pequeño regalito, o un “vale por…” ¡y ahí sí que puede ser lo que sea! una cena en X sitio, una excursión al campo, una tarde de cocineros para hacer una tarta de chocolate… en fin, ya sabéis, es que tampoco se trata de fomentar el materialismo, sino más bien momentos especiales. Y si se hace con niños también se puede, por ejemplo, compartir la tarea de rellenar el calendario para que alguno de los días sean ellos los que se tengan que esforzar un poquito por los demás y no sea sólo recibir y recibir regalos…


En fin, que hay mil cosas que se pueden hacer referentes a este tema, y yo os animo desde aquí a dedicarle un ratín y hacer algo con los vuestros ¡¡que viva el espíritu navideño!!!

14 comentarios:

  1. ¿Qué hay en el 2? Tachín, tachín... Habrá que meter algo, ¿no? :P

    ResponderEliminar
  2. Jeje, ese día no lo relleno yo... espero que me pongan algo bonito! ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito! La verdad que mejor que los que venden en las tiendas! Un besito mágico!

    ResponderEliminar
  4. Yo recuerdo haberlo visto el año pasado, no me apeteció comprar cajitas vacías y no he gastado ni dos cajitas de cerillas. Te quedó muy chulo.
    Yo lo hago desde Santa Lucía hasta el día de reyes, que me parece más nuestro.

    ResponderEliminar
  5. wow!! que currado está, has tenido una idea genial, menudo mes de Diciembre vais a tener jeje....
    besitos!!!

    ResponderEliminar
  6. Ohhhhhhhhhhh que chuliiiiiiiii, iba a comprar las tipicas del super pa mis niños pero me encanta tu calendario, mirare si tengo tiempo de hacer alguna cosita

    ResponderEliminar
  7. Guau!! Pos mira yo creo que con el calendario este de adviento lo único que te faltan son los niños jejejeje ;)) Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Qué idea tan bonita!! me encanta! que lo disfrutéis tu chico y tú!
    un beso

    ResponderEliminar
  9. Creo que se lo voy a hacer para mi hijo, es my original¡¡
    Bss

    ResponderEliminar
  10. aixxxxx no me deja comentarte...espero que este comentario sea el definitivo!!!!!!
    Te decia que me encanta la idea, las cajitas, el velcro.....todo perfecto!!!!!! los colores quedan divinos!!!! y la idea de la sorpresa dentro es perfecta!!!!!
    Espero que lo disfruteis mucho los dos!!!!!
    ahora mismo voy a visitar la tienda que dices...pq no lo conozco!!!!!! ;))))

    ResponderEliminar
  11. Que bonito te ha quedado, una idea estupenda y muy original, un besinnn.

    ResponderEliminar
  12. Que buena idea....te ha quedado genial!!Gracias wapa por lo ánimos. Besos

    ResponderEliminar
  13. gracias por comentarme que te llegó tu paquete. por cierto, qué calendario de adviento más monooo. un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  14. a mi tambien me gusta la navidad, y el calendario te ha quedado genial muy chulo ,un bko.

    ResponderEliminar