Jaboncitos versión 2.0, con inserciones!

Hola chicas! No me puedo creer que sean las 1 de la tarde y esté en casita tranquilamente... es que esto de estar de vacaciones es lo mejor del mundo!!! estos días van a servirme para desconectar del trabajo, descansar y sacar tiempo para hacer cositas que normalmente no puedo hacer... bueno, jeje, y también tendré unos diitas de playa, que me encanta ¡aunque ahora mismo en Jaén nos estemos asando de calor!

En fin, sin más dilación, voy a aprovechar este tiempo libre para enseñaros mi último experimento en materia de jabones de glicerina ¡la versión mejorada 2.0! y de momento la versión definitiva con vistas a los detallitos de boda. Quizá en el futuro siga investigando este mundillo de los jabones, pero de momento con hacer 200 de estos ya tengo suficiente, jajajajaja.

¡A ver qué os parecen!!


¿Os gustan? La verdad es que la base del proceso es similar a los jaboncitos básicos que os enseñe hace poco, pero añadiendo inserciones con jabón blanco opaco ¡me encanta el resultado! y bueno, he de decir que aunque yo tenía la idea en mente no habría podido llevarla a cabo de no haber encontrado un tutorial fantástico en "Zonamanualidades" a partir del cual pude fabricar mis propios moldes!! así que el mérito no es sólo mío.

Si queréis intentarlo os dejo ahora un tutorial en dos partes. Primero la fabricación de los moldes y luego la elaboración del jabón con las inserciones (bueno, para no alargar demasiado esta entrada os pongo sólo el paso a paso para los moldes y en otro entrada os explicaré el montaje de los jabones)

¡Espero que os sirva de inspiración!


MATERIALES PARA LOS MOLDES:
Antes de nada tenéis que entender que estos jabones están hechos en moldes tubulares. Es decir, no he utilizado cubiteras ni ningún tipo de molde "individual" sino que la idea es conseguir una barra de jabón con la forma deseada y de ahí ir cortando rebanadas, que serán nuestros jaboncitos.
También aclaro que los moldes tubulares se pueden comprar ya hechos en tiendas especialidades (por Internet hay infinidad de sitios) pero son caros y además difícilmente vamos a encontrar moldes justo justo del tamaño que necesitemos... esa es la ventaja de hacerlos tú misma ¡que los puedes personalizar!

- Una hoja de acetato. Vale un folio de transparencia, de los que venden en cualquier papelería.

- Un trozo de cartón no muy grueso. Podemos perfectamente reciclar el de algún embalaje, como una caja de cereales o algo así (así nos sale barato y es ecológico!). Es mejor que no sea cartón ondulado porque es muy gordo y más difícil de manejar.

- Lápiz / bolígrafo / rotulador... algo que pinte sobre el cartón!

- Tijeras

- Metro de modista

- Plastilina, o como alternativa, bastante cinta adhesiva.


Y A FABRICAR MOLDES!
- Lo primero es dibujar en el cartón la forma que queremos que tengan nuestros jabones.Yo os voy a explicar todo basándonos en el corazón, que es lo más sencillo, a partir de ahí podéis intentar jugar con otras formas más complejas ¡pero no os paséis! que todo tiene sus limitaciones... En fin, como os decía, dibujamos el corazón en el cartón, del tamaño que queremos que tenga el jabón.

- Lo recortamos con las tijeras

- Ahora utilizamos nuestro corazón inicial como plantilla y pintamos en el cartón otros 3 o 4 corazones, bien separados unos de otros.


- Lo que nos interesa de estos nuevos corazones es precisamente la parte exterior, así que con las tijeras o con ayuda de un cúter vaciamos la forma del corazón, de modo que se nos queden una especie de plantillas con forma de corazón.


- Ahora viene la parte laboriosa, que es coger el primer corazón que recortamos y medir todo su contorno. Para eso resulta muy útil el metro de modista porque es flexible. Empezamos por el huequito central del corazón y medimos el contorno hasta el pico inferior del corazón. Apuntamos el resultado y medimos el otro medio corazón (que si es simétrico debería ser exactamente igual ¿pero quién dijo que tenía que ser simétrico?)

- Una vez que tenemos las medidas (que deben ser lo más exactas posibles ¿sabéis eso de "medir dos veces y cortar una"?) es hora de coger la lámina de acetato y marcarla en los puntos adecuados para nuestro molde. Cogemos la lámina, medimos a partir de uno de los bordes una distancia igual a la primera de las medidas que hicimos (que correspondía a medio corazón) y hacemos una marca. A partir de esa marca medimos la distancia correspondiente al otro medio corazón y hacemos una segunda marca. A partir de esa segunda marca dejamos un par de centímetros más de margen y marcamos de nuevo.

- Cortamos toda la hoja de acetato a la altura de la tercera marca, y nos quedamos con el trozo que hemos medido y marcado. El sobrante quizá pueda servirnos para otro molde más pequeño.

- Cogemos nuestro acetato marcado, y tenemos que hacerle dos dobleces, a la altura de las dos marcas que tenemos. Uno de los dobleces debe ser cóncavo y el otro convexo. (Perdonad que la foto no se ve muy bien, pero como el acetato es transparente...)


- Ahora ya sólo tenemos que colocar el acetato, con las manos, en forma de tubo-corazón (no hice foto de este paso y no sé explicarlo mejor con palabras... espero que entendáis a qué me refiero) y meter el tubo a través de las plantillas de cartón que teníamos hechas


- Nuestro molde va tomando forma!! pero ahora queda lo más difícil, que es cerrarlo por abajo. En el tutorial original cogen el corazón original de cartón (el primero que hicimos y usamos de plantilla para dibujar los demás), lo forran bien con cinta adhesiva (para hacerlo impermeable) y luego lo ponen en la base del molde, pegándolo también con bastante cinta adhesiva para hacerlo estanco. Pero nada, yo así probé y no había manera, siempre quedaban huequecillos a través de los cuales el jabón se abría camino... y con el corazón todavía se puede intentar pero si hacemos moldes con otras formas más complejas (como la flor, que tiene más recovecos) pues se va complicando la cosa más y más...

- Yo lo que hice finalmente, después de muchas guerras, y de dejar toda la encimera de mi cocina llena de chorreones de jabón derramado, fue cerrarlo con plastilina. Cogí un buen trozo, lo amasé para hacer una lámina bien gordita, un poquito más grande que mi molde, y literalmente pinché el molde en lo alto para que se quedara bien incrustado en la plastilina, cuidando de que no quedara ningún resquicio. Pero eso tenéis que hacerlo justo antes de utilizar el molde, y dejarlo quietecito en el lugar donde lo vayáis a utilizar... que como andéis moviendo el molde de un sitio para otro con la plastilina, ésta se puede mover ¡y luego se os escapa el jabón!

- Y de todos modos yo, no contenta con eso, cuando ya tenía el jabón líquido listo eché primero un chorrito en el molde, esperé un minutillo a que se solidificara y luego añadí el resto del jabón. De ese modo el molde queda completamente sellado con el primer chorrito de jabón y ya sí que no se os escapa.


No es difícil ¿no? y sobre todo es muy muy barato!! además podéis jugar con los tamaños, las formas... el proceso se va complicando cuantos más recovecos tenga la forma que queréis hacer (la flor fue más complicada que el corazón) y también es más dificil cuanto más pequeñito lo queráis hacer (¡yo estuve a punto de tirar la toalla con el molde del corazón pequeñito!! madre mía, qué trabajera).

También os digo que las fotos las saqué con el primer molde que hice, que aproveché toda la longitud del folio de acetato (30cm) pero luego me he dado cuenta que es mejor manejar varios moldes más bajitos que uno muy alto y lo corté por la mitad, lo que me facilitó bastante las cosas.

¡Así que ya sabéis chicas, a fabricar moldes y en cuanto pueda os traigo otro mini tutorial acerca de cómo montar los jabones.

¡¡Besotes amores!!
Leer más
Hola chicas! No me puedo creer que sean las 1 de la tarde y esté en casita tranquilamente... es que esto de estar de vacaciones es lo mejor del mundo!!! estos días van a servirme para desconectar del trabajo, descansar y sacar tiempo para hacer cositas que normalmente no puedo hacer... bueno, jeje, y también tendré unos diitas de playa, que me encanta ¡aunque ahora mismo en Jaén nos estemos asando de calor!

En fin, sin más dilación, voy a aprovechar este tiempo libre para enseñaros mi último experimento en materia de jabones de glicerina ¡la versión mejorada 2.0! y de momento la versión definitiva con vistas a los detallitos de boda. Quizá en el futuro siga investigando este mundillo de los jabones, pero de momento con hacer 200 de estos ya tengo suficiente, jajajajaja.

¡A ver qué os parecen!!


¿Os gustan? La verdad es que la base del proceso es similar a los jaboncitos básicos que os enseñe hace poco, pero añadiendo inserciones con jabón blanco opaco ¡me encanta el resultado! y bueno, he de decir que aunque yo tenía la idea en mente no habría podido llevarla a cabo de no haber encontrado un tutorial fantástico en "Zonamanualidades" a partir del cual pude fabricar mis propios moldes!! así que el mérito no es sólo mío.

Si queréis intentarlo os dejo ahora un tutorial en dos partes. Primero la fabricación de los moldes y luego la elaboración del jabón con las inserciones (bueno, para no alargar demasiado esta entrada os pongo sólo el paso a paso para los moldes y en otro entrada os explicaré el montaje de los jabones)

¡Espero que os sirva de inspiración!


MATERIALES PARA LOS MOLDES:
Antes de nada tenéis que entender que estos jabones están hechos en moldes tubulares. Es decir, no he utilizado cubiteras ni ningún tipo de molde "individual" sino que la idea es conseguir una barra de jabón con la forma deseada y de ahí ir cortando rebanadas, que serán nuestros jaboncitos.
También aclaro que los moldes tubulares se pueden comprar ya hechos en tiendas especialidades (por Internet hay infinidad de sitios) pero son caros y además difícilmente vamos a encontrar moldes justo justo del tamaño que necesitemos... esa es la ventaja de hacerlos tú misma ¡que los puedes personalizar!

- Una hoja de acetato. Vale un folio de transparencia, de los que venden en cualquier papelería.

- Un trozo de cartón no muy grueso. Podemos perfectamente reciclar el de algún embalaje, como una caja de cereales o algo así (así nos sale barato y es ecológico!). Es mejor que no sea cartón ondulado porque es muy gordo y más difícil de manejar.

- Lápiz / bolígrafo / rotulador... algo que pinte sobre el cartón!

- Tijeras

- Metro de modista

- Plastilina, o como alternativa, bastante cinta adhesiva.


Y A FABRICAR MOLDES!
- Lo primero es dibujar en el cartón la forma que queremos que tengan nuestros jabones.Yo os voy a explicar todo basándonos en el corazón, que es lo más sencillo, a partir de ahí podéis intentar jugar con otras formas más complejas ¡pero no os paséis! que todo tiene sus limitaciones... En fin, como os decía, dibujamos el corazón en el cartón, del tamaño que queremos que tenga el jabón.

- Lo recortamos con las tijeras

- Ahora utilizamos nuestro corazón inicial como plantilla y pintamos en el cartón otros 3 o 4 corazones, bien separados unos de otros.


- Lo que nos interesa de estos nuevos corazones es precisamente la parte exterior, así que con las tijeras o con ayuda de un cúter vaciamos la forma del corazón, de modo que se nos queden una especie de plantillas con forma de corazón.


- Ahora viene la parte laboriosa, que es coger el primer corazón que recortamos y medir todo su contorno. Para eso resulta muy útil el metro de modista porque es flexible. Empezamos por el huequito central del corazón y medimos el contorno hasta el pico inferior del corazón. Apuntamos el resultado y medimos el otro medio corazón (que si es simétrico debería ser exactamente igual ¿pero quién dijo que tenía que ser simétrico?)

- Una vez que tenemos las medidas (que deben ser lo más exactas posibles ¿sabéis eso de "medir dos veces y cortar una"?) es hora de coger la lámina de acetato y marcarla en los puntos adecuados para nuestro molde. Cogemos la lámina, medimos a partir de uno de los bordes una distancia igual a la primera de las medidas que hicimos (que correspondía a medio corazón) y hacemos una marca. A partir de esa marca medimos la distancia correspondiente al otro medio corazón y hacemos una segunda marca. A partir de esa segunda marca dejamos un par de centímetros más de margen y marcamos de nuevo.

- Cortamos toda la hoja de acetato a la altura de la tercera marca, y nos quedamos con el trozo que hemos medido y marcado. El sobrante quizá pueda servirnos para otro molde más pequeño.

- Cogemos nuestro acetato marcado, y tenemos que hacerle dos dobleces, a la altura de las dos marcas que tenemos. Uno de los dobleces debe ser cóncavo y el otro convexo. (Perdonad que la foto no se ve muy bien, pero como el acetato es transparente...)


- Ahora ya sólo tenemos que colocar el acetato, con las manos, en forma de tubo-corazón (no hice foto de este paso y no sé explicarlo mejor con palabras... espero que entendáis a qué me refiero) y meter el tubo a través de las plantillas de cartón que teníamos hechas


- Nuestro molde va tomando forma!! pero ahora queda lo más difícil, que es cerrarlo por abajo. En el tutorial original cogen el corazón original de cartón (el primero que hicimos y usamos de plantilla para dibujar los demás), lo forran bien con cinta adhesiva (para hacerlo impermeable) y luego lo ponen en la base del molde, pegándolo también con bastante cinta adhesiva para hacerlo estanco. Pero nada, yo así probé y no había manera, siempre quedaban huequecillos a través de los cuales el jabón se abría camino... y con el corazón todavía se puede intentar pero si hacemos moldes con otras formas más complejas (como la flor, que tiene más recovecos) pues se va complicando la cosa más y más...

- Yo lo que hice finalmente, después de muchas guerras, y de dejar toda la encimera de mi cocina llena de chorreones de jabón derramado, fue cerrarlo con plastilina. Cogí un buen trozo, lo amasé para hacer una lámina bien gordita, un poquito más grande que mi molde, y literalmente pinché el molde en lo alto para que se quedara bien incrustado en la plastilina, cuidando de que no quedara ningún resquicio. Pero eso tenéis que hacerlo justo antes de utilizar el molde, y dejarlo quietecito en el lugar donde lo vayáis a utilizar... que como andéis moviendo el molde de un sitio para otro con la plastilina, ésta se puede mover ¡y luego se os escapa el jabón!

- Y de todos modos yo, no contenta con eso, cuando ya tenía el jabón líquido listo eché primero un chorrito en el molde, esperé un minutillo a que se solidificara y luego añadí el resto del jabón. De ese modo el molde queda completamente sellado con el primer chorrito de jabón y ya sí que no se os escapa.


No es difícil ¿no? y sobre todo es muy muy barato!! además podéis jugar con los tamaños, las formas... el proceso se va complicando cuantos más recovecos tenga la forma que queréis hacer (la flor fue más complicada que el corazón) y también es más dificil cuanto más pequeñito lo queráis hacer (¡yo estuve a punto de tirar la toalla con el molde del corazón pequeñito!! madre mía, qué trabajera).

También os digo que las fotos las saqué con el primer molde que hice, que aproveché toda la longitud del folio de acetato (30cm) pero luego me he dado cuenta que es mejor manejar varios moldes más bajitos que uno muy alto y lo corté por la mitad, lo que me facilitó bastante las cosas.

¡Así que ya sabéis chicas, a fabricar moldes y en cuanto pueda os traigo otro mini tutorial acerca de cómo montar los jabones.

¡¡Besotes amores!!

14 comentarios:

  1. guau!!!! son geniales!!!!! me encantan los 2 modelos!!!!!!!!!!!1

    ResponderEliminar
  2. Estupendos!! me encantan los corazones!! :D

    ResponderEliminar
  3. Me encantann!! si los otros ya me gustarón un montón estos me encantan!!
    Te quedaron genial!

    ResponderEliminar
  4. Son geniales, gracias por compartir el tutorial. Besos, guapa

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias chicas! la verdad es que estoy encantadísima con los jabones ¡no quepo en mí del orgullo! y el tutorial para los moldes lo encontré totalmente de casualidad pero me pareción genial ¡no podía quedármelo para mí!

    ResponderEliminar
  6. Que bonito y que original!! Si ilos primeros ya eran bonitos con estos te has lucido!

    ResponderEliminar
  7. hola preciosa..que tal...bueno he visto tus novedades porque la verdad que llevo tiempo sin hacer visitas..y que sepas que me encantan...
    te invito a mi blog cuando quieras..pronto sera el sorteo del CUMPLE BLOG
    http://bereida.blogspot.com

    besos grande y sigue haciendo cosas tan lindas

    ResponderEliminar
  8. Son preciosos, y el tutorial perfecto. Besos

    ResponderEliminar
  9. Que bonitos son los jabones!!! y que colores mas chulosy llamativos. Besitos

    ResponderEliminar
  10. La madre que te parió! Que chulis te quedaron, esto me lo tengo que mirar con más calma otro día.

    Ahora pasaba solo a decirte que te he dejado un premio en mi blog. Puedes pasar a buscarlo cuando quieras por:

    http://elbauldechimos.blogspot.com/2011/08/premio-la-versatilidad.html

    Un besote!

    ResponderEliminar
  11. gracias por tu visita amor....muaksssssssss

    ResponderEliminar
  12. Me encantaron, ya espero la segunda parte!

    ResponderEliminar
  13. Pues muchas gracias, aunque parece una cosa simple, no lo es... jeje, a veces las ideas más útiles se nos escapan y siempre hay alguien que ya ha pasado por esa "comedura de coco" y se agradece que lo comparta.
    Lo dicho, mil gracias, me ha resultado muy útil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué Paz ¡me alegro de que te haya sido útil!
      ¡Besos!

      Eliminar