Esponjosas nubes!!

Lo prometido es deuda y este fin de semana he vuelto a hacer nubes para enseñároslas. Aquí os traigo la receta, dulce dulce, para hacer una nubes muuuuy esponjosas, mmmmm... y lo mejor de hacer nubes en casa es ¡que pueden ser del sabor que queráis! si las hacéis de fresa tendréis las típicas nubes rosas de toda la vida, pero las mías, por ejemplo, esta vez son de piña ¡y están buenísimasssss!!


La receta la he sacado de la página de "Webos fritos" que ya os dije que tenía un montón de recetas interesantes. Si buscáis por la red encontraréis otras recetas, seguro, pero yo sólo he probado estas así que no puedo comparar, y tampoco estoy segura de querer probar alguna receta diferente... porque esta es sencilla y el resultado está buenísimo!!


INGREDIENTES:
- 200ml de agua

- 2 sobres de gelatina neutra en polvo (sobres de 10g cada uno). Yo pensaba que me iba a costar más, pero en la sección de repostería de los supermercados se encuentra sin problema la de marca Royal. Si encontráis otra marca pues estupendo, simplemente aseguraos de echar 20g.


- 300g de azúcar

- 80g de gelatina de sabor. En este punto aclaro que la receta original ponía 100g (un sobre de 85g más una cucharada sopera de otra sobre), pero yo probé y a mí con esa cantidad me parece demasiado así que echo sólo un sobre y ni siquiera lo echo entero... como consejo os diría que la primera vez echéis un sobre (85g) y según cómo lo veáis de sabor pues ya sabéis si para la próxima tenéis que echar más o menos!

- Azúcar glas para rebozar (sustituible por maizena)


¡Y A PITUFAR!
- Calentar el agua en un cazo. Cuando empiece a hervir, añadir la gelatina neutra y el azúcar.

- Bajamos un poco el fuego y lo dejamos cocer 5 minutos, no os preocupéis si al principio quedan grumos porque al cabo de 5 minutos removiendo se quedará perfecto.

- Añadimos la gelatina de sabor y dejamos que cueza 5 minutos más. Veréis que va cogiendo cierta consistencia.

- Echamos la gelatina en el vaso de la batidora y la dejamos enfriar un buen rato, hasta que la gelatina esté medio cuajada. Si queréis se puede acelerar el proceso metiendo la gelatina un rato en el frigorífico ¡pero no lo dejéis demasiado tiempo! recordad que la gelatina tiene que empezar a cuajarse, pero no cuajarse del todo o será imposible luego trabajar con ella...

- Cuando esté en su punto, con una batidora de varillas, montamos la gelatina durante unos minutos. Veréis que conforme empecéis a batir la gelatina se irá poniendo de un color más blanquecino, pero no os limitéis a batir un poquito hasta que cambie de color ¡insistid! seguid batiendo durante unos minutos, como cuando se montan claras a punto de nieve, y veréis como se va poniendo más y más esponjoso a medida que se va introduciendo aire en la mezcla.


- Ahora toca elegir el molde en el que vamos a verter la mezcla. Si queréis conseguir una nubes gorditas, como las de la primera foto, utilizad un molde pequeño (yo he utilizado uno cuadrado, de unos 13-14cm de lado), y si lo que queréis es obtener una lámina fina, como la que yo utilicé en mi tarta de chuches, sólo tenéis que usar un molde más grande, como una bandeja de horno.

- Cogemos el molde y lo forramos con plástico transparente o cualquier otra cosa que luego nos ayude a desmoldar (yo he utilizado una especie de lámina antiadherente que se vende para cocinar al horno, también podría valer una lámina de silicona... lo que sea!)

- Una vez forrado, espolvoreamos por encima del plástico (o lo que hayamos puesto) con azúcar glas ¡pero de forma generosa! no tengáis miedo de pasaros, que luego a la hora de desmoldar se agradece, y la que sobre luego se puede sacudir sin ningún problema


- Y ya sólo nos queda verter nuestra mezcla esponjosa en el molde!! Si lo hemos hecho bien la mezcla a estas alturas tiene que estar ya bastante espesa... En mi foto veréis que parece que he decorado la mezcla por encima... fue porque probé a ver si era suficientemente consistente como para aplicarla con manga pastelera (que nunca se sabe para qué se me puede ocurrir utilizarla, jeje) pero siento deciros que no queda bien, porque es demasiado pegajosa y enseguida se chafa... así que nada, idea descartada.


- Y ahora viene el momento de dejar reposar nuestra creación para que termine de cuajar. La receta original decía que había que dejarla reposar 12 horas a temperatura ambiente, pero eso fue lo que yo hice la primera vez y se puso muy dura la parte de arriba, así que esta vez decidí dejarla reposar menos tiempo, y además la metí en el frigorífico para acelerar un poco el tema... con 2 horas bastaron ¡y quedaron estupendas! En general sabréis que las nubes están listas cuando podáis tocar por encima sin que se os quede la masa pegada al dedo (aunque siempre va a estar ligeramente pegajoso!)

- Cuando veamos que está listo desmoldamos, con ayuda de un cuchillo, sobre un plato o tabla, y lo partimos con decisión en tiras y luego en cuadrados. Al principio parece que es difícil de cortar y que las nubes se deforman, pero veréis que enseguida recuperan su forma y quedan estupendas.

- Y sólo nos queda para terminar rebozar todas nuestras nubes en azúcar glas, o, si no os gustan tan dulces, podéis rebozarlas con maizena y el resultado será similar.


Ahora sólo queda que lo intentéis, y echándole un poco de imaginación podemos jugar con sabores, colores... ¡a mí con estas cosas se me dispara la vena creativa!

¡Besitos para todos! ¡dulces y esponjosos!
Leer más
Lo prometido es deuda y este fin de semana he vuelto a hacer nubes para enseñároslas. Aquí os traigo la receta, dulce dulce, para hacer una nubes muuuuy esponjosas, mmmmm... y lo mejor de hacer nubes en casa es ¡que pueden ser del sabor que queráis! si las hacéis de fresa tendréis las típicas nubes rosas de toda la vida, pero las mías, por ejemplo, esta vez son de piña ¡y están buenísimasssss!!


La receta la he sacado de la página de "Webos fritos" que ya os dije que tenía un montón de recetas interesantes. Si buscáis por la red encontraréis otras recetas, seguro, pero yo sólo he probado estas así que no puedo comparar, y tampoco estoy segura de querer probar alguna receta diferente... porque esta es sencilla y el resultado está buenísimo!!


INGREDIENTES:
- 200ml de agua

- 2 sobres de gelatina neutra en polvo (sobres de 10g cada uno). Yo pensaba que me iba a costar más, pero en la sección de repostería de los supermercados se encuentra sin problema la de marca Royal. Si encontráis otra marca pues estupendo, simplemente aseguraos de echar 20g.


- 300g de azúcar

- 80g de gelatina de sabor. En este punto aclaro que la receta original ponía 100g (un sobre de 85g más una cucharada sopera de otra sobre), pero yo probé y a mí con esa cantidad me parece demasiado así que echo sólo un sobre y ni siquiera lo echo entero... como consejo os diría que la primera vez echéis un sobre (85g) y según cómo lo veáis de sabor pues ya sabéis si para la próxima tenéis que echar más o menos!

- Azúcar glas para rebozar (sustituible por maizena)


¡Y A PITUFAR!
- Calentar el agua en un cazo. Cuando empiece a hervir, añadir la gelatina neutra y el azúcar.

- Bajamos un poco el fuego y lo dejamos cocer 5 minutos, no os preocupéis si al principio quedan grumos porque al cabo de 5 minutos removiendo se quedará perfecto.

- Añadimos la gelatina de sabor y dejamos que cueza 5 minutos más. Veréis que va cogiendo cierta consistencia.

- Echamos la gelatina en el vaso de la batidora y la dejamos enfriar un buen rato, hasta que la gelatina esté medio cuajada. Si queréis se puede acelerar el proceso metiendo la gelatina un rato en el frigorífico ¡pero no lo dejéis demasiado tiempo! recordad que la gelatina tiene que empezar a cuajarse, pero no cuajarse del todo o será imposible luego trabajar con ella...

- Cuando esté en su punto, con una batidora de varillas, montamos la gelatina durante unos minutos. Veréis que conforme empecéis a batir la gelatina se irá poniendo de un color más blanquecino, pero no os limitéis a batir un poquito hasta que cambie de color ¡insistid! seguid batiendo durante unos minutos, como cuando se montan claras a punto de nieve, y veréis como se va poniendo más y más esponjoso a medida que se va introduciendo aire en la mezcla.


- Ahora toca elegir el molde en el que vamos a verter la mezcla. Si queréis conseguir una nubes gorditas, como las de la primera foto, utilizad un molde pequeño (yo he utilizado uno cuadrado, de unos 13-14cm de lado), y si lo que queréis es obtener una lámina fina, como la que yo utilicé en mi tarta de chuches, sólo tenéis que usar un molde más grande, como una bandeja de horno.

- Cogemos el molde y lo forramos con plástico transparente o cualquier otra cosa que luego nos ayude a desmoldar (yo he utilizado una especie de lámina antiadherente que se vende para cocinar al horno, también podría valer una lámina de silicona... lo que sea!)

- Una vez forrado, espolvoreamos por encima del plástico (o lo que hayamos puesto) con azúcar glas ¡pero de forma generosa! no tengáis miedo de pasaros, que luego a la hora de desmoldar se agradece, y la que sobre luego se puede sacudir sin ningún problema


- Y ya sólo nos queda verter nuestra mezcla esponjosa en el molde!! Si lo hemos hecho bien la mezcla a estas alturas tiene que estar ya bastante espesa... En mi foto veréis que parece que he decorado la mezcla por encima... fue porque probé a ver si era suficientemente consistente como para aplicarla con manga pastelera (que nunca se sabe para qué se me puede ocurrir utilizarla, jeje) pero siento deciros que no queda bien, porque es demasiado pegajosa y enseguida se chafa... así que nada, idea descartada.


- Y ahora viene el momento de dejar reposar nuestra creación para que termine de cuajar. La receta original decía que había que dejarla reposar 12 horas a temperatura ambiente, pero eso fue lo que yo hice la primera vez y se puso muy dura la parte de arriba, así que esta vez decidí dejarla reposar menos tiempo, y además la metí en el frigorífico para acelerar un poco el tema... con 2 horas bastaron ¡y quedaron estupendas! En general sabréis que las nubes están listas cuando podáis tocar por encima sin que se os quede la masa pegada al dedo (aunque siempre va a estar ligeramente pegajoso!)

- Cuando veamos que está listo desmoldamos, con ayuda de un cuchillo, sobre un plato o tabla, y lo partimos con decisión en tiras y luego en cuadrados. Al principio parece que es difícil de cortar y que las nubes se deforman, pero veréis que enseguida recuperan su forma y quedan estupendas.

- Y sólo nos queda para terminar rebozar todas nuestras nubes en azúcar glas, o, si no os gustan tan dulces, podéis rebozarlas con maizena y el resultado será similar.


Ahora sólo queda que lo intentéis, y echándole un poco de imaginación podemos jugar con sabores, colores... ¡a mí con estas cosas se me dispara la vena creativa!

¡Besitos para todos! ¡dulces y esponjosos!

12 comentarios:

  1. Las he hecho alguna vez que ota, pero ultimamente me pasaba que se me humedecian y no le cogia el punto y no se cual puede ser el fallo, ya que estan buenisimas. Intentaré hacerlas otra vez que he visto que mi madre tiene todos los ingredientes en casa ;) besitos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la receta ,se intentará a ver que tal.un bko.

    ResponderEliminar
  3. parece facil... genial!!
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Tengo que animarme con las chuches, tienen muy buena pinta!

    ResponderEliminar
  5. hummmmmmmm que buena pintaaaaaaa y de piñaaaaa con lo que me gustaaan
    a ver si soy capaz de hacerlas
    besitos mil
    ángeles

    ResponderEliminar
  6. Gracias por avisarme que has puesto la receta! que facil es! prometo hacerlas y no tardare, a si que cuando las tenga echas, si me salen bien jeje las publico en mi blog y te lo dedico jajaja, con lo golosa que es mi niña! y el padre ni te cuento! jaja, ademas me parece mas sanas que las que venden echas, por lo menos sabes lo que comes! besitos! y cuando tengas otras recetas curiosas...ya sabes.....

    ResponderEliminar
  7. Tía, eres una crack!! jajaja. Un besico ;)

    ResponderEliminar
  8. UUUYYYY que buenísima receta, hecha en casa...eso es genial, hay que hacerlo, jejejjeje un besin!!

    ResponderEliminar
  9. que estoy a dieta Ana joooooooo
    Webos fritos es una pasada, me encanta pero una pena que sea yo tan pésima en la cocina :(

    ResponderEliminar
  10. Que ricas!!!Voy a ver la receta a ver si no es dificil y me animo ;) Un besito wapa

    ResponderEliminar