Pendientes de hilo y alambre

Hola caracolas!!

Nadie ha hecho ningún comentario a la lista del sorteo así que parece que está todo bien... ¡mañana sabremos quién es la afortunada! de momento tendréis que aguantar los nervios un diita más...


En fin, no sé qué os parecerá a vosotras, pero yo tengo la extraña manía de que cuanto más corto tengo pelo más grandes me pongo los pendientes... ¡para que se vean! y mira que a mí me gustan grandotes ya de por sí, o podríamos decir "vistosos".

Pues bien, resulta que hace unos días me dió el pronto, fui a cortarme el pelo y dejé a la peluquera que se expresara artísticamente... el resultado ha sido una melenita muy muy cortita, y un poco asimétrica ¡la verdad es que me encanta! y por supuesto conforme llegué a casa decidí que tenía que ampliar mi repertorio de pendientazos.

Aproveché la ocasión para probar una técnica que tenía en mente desde hacía tiempo ¡y aquí está el resultado!


Madre mía ¡cómo me gustan! llevaba años viéndo vender pendientes de este tipo en puestecillos hippies por la calle y tenía muchas ganas de probar a hacerlos. Además, estaba deseando utilizar ese hilo morado tan bonito que me regaló una amiga invisible.

Estos en concreto son bastante grandes (6 cm de alto) pero obviamente se pueden hacer en cualquier tamaño, y también se puede variar el diseño...

Si queréis probar ya sabéis, aquí os cuento cómo los hice yo.


QUÉ NECESITAMOS:

- Alambre de cobre de 0,8mm de espesor. Se puede utilizar alambre de otro material, pero el de aluminio por ejemplo me resulta demasiado blando. También se podría utilizar un alambre más finito supongo, más grueso no os lo recomiendo porque el resultado puede quedar ya muy basto.
- Hilo de uno o varios colores (con hilo matizado tiene que quedar también genial)
- Ganchitos para pendientes
- Alicates de corte y de punta plana
- Una aguja lanera o algo similar, finito y largo para dar forma al alambre (una aguja de punto lo suficientemente fina iría bien)


Y AHORA AL LÍO:

- Cogemos el alambre y empezamos a enrollarlo con cuidado sobre la aguja, para ir formando una especie de muelle. No pasa nada si las primeras vueltas no quedan perfectas porque luego las cortamos y punto.

- Vamos enrollando y enrollando, hasta conseguir la suficiente longitud de alambre enrollado que necesitemos. Yo como no tenía una aguja de punto tan fina utilicé simplemente una aguja lanera, y conforme iba enrollando alambre iba sacando la aguja para tener siempre donde seguir enrollando, pero claro, hay que tener cuidado de no doblar el trozo de alambre que ya llevas enrollado, que se queda colgando por un lado. Por eso con una aguja de punto creo que habría sido más fácil, porque podría haber enrollado toda la longitud de alambre que necesitaba y así estar segura de que no iba a estropear ni doblar el sobrante...


- La longitud de alambre enrollado que necesitamos depende de cómo de grande queramos el pendiente. Yo utilicé aproximadamente 13 centímetros de muelle para cada pendiente, pero los míos son grandecitos. Eso sí, cuando decidáis que ya tenéis suficiente para un pendiente, medid la longitud que utilizáis, para luego poder hacer el otro pendiente igual. Yo no lo medí al principio y luego tuve que estar enrollando y ajustando para que me quedaran los dos pendientes más o menos iguales.


- Llegados a este punto os diré que es mejor que las vueltas de alambre no estén pegadísimas unas a otras, porque luego tenemos que ir metiendo un hilo entre vuelta y vuelta... así que si las tenéis muy apretadas más vale que con cuidadito las vayáis despegando un poco unas de otras. Cuanto más grueso sea el hilo que vayáis a utilizar más separadas deben estar las espiras.

- Una vez que tengamos el muelle preparado metemos por dentro otro trozo de alambre, más largo que el muelle para luego poder rematar el pendiente.

- Con ayuda de algo redondo y ancho vamos dándole la forma redondeada al pendiente. Yo empecé con un bote de barniz y acabé con un tubo de pegamento en barra... buscad algo que se adecúe más o menos a la forma que queréis conseguir.


- Cuando tengamos el pendiente más o menos moldeado, unimos los dos extremos del alambre sobrante que habíamos dejado, con ayuda de los alicates, formando una anillita de la que luego colgaremos el pendiente.


- Ahora viene la parte artística, que es cuando añadimos el hilo. A ver si soy capaz de explicarme bien...

- Para empezar cogemos el hilo y lo anudamos arriba del todo, junto a uno de los dos extremos de nuestro muelle. Si lo queréis asegurar mejor poned una gotina de pegamento rápido sobre el nudo.

- Ahora dividimos imaginariamente el pendiente por la mitad, longitudinalmente, y elegimos un punto cualquiera del muelle, pero que esté en la misma mitad que donde hemos anudado el hilo. Pasamos el hilo por delante del pendiente, lo enganchamos en el punto que hayamos elegido.


- Volvemos con el hilo hacia arriba, pasándolo por detras y lo enganchamos en la primera espira del muelle, arriba del todo


- Volvemos a pasar el hilo por delante, hacia abajo, enganchándolo justo en la espira siguiente a donde lo enganchamos en el paso anterior. Luego volvemos a pasarlo por detrás y lo enganchamos a la siguiente espira libre que haya por arriba.

- Seguimos y seguimos, la siguiente de arriba, la siguiente de abajo, la siguiente de arriba, la siguiente de abajo... enseguida se le coge el tranquillo.


- Mucho ojo, porque el hilo tiene que ir quedando tirante, pero tampoco os paséis, porque si tensáis mucho el hilo el alambre se puede deformar ligeramente y os puede pasar (lo digo por experiencia) que, conforme váis avanzando, las prieras vueltas de hilo se destensen. Y no es que realmente se estén destensando, sino que estáis deformando el alambre, así que id buscando el punto justo de tensión y vigilad que no se estropee lo que lleváis hecho.


- Llegará un momento en que por la izquierda ya tengamos todas las espiras ocupadas, y sin embargo por la derecha aún nos quede un hueco, pero no importa, seguimos con el orden que llevábamos y vamos colocando el hilo en "segunda fila" pasándolo por la espira que nos toque cada vez aunque ya esté ocupada.


- Así hasta que tengamos todo el muelle cubierto... entonces cortamos el hilo, lo anudamos arriba del todo y aseguramos con pegamento.

- Le añadimos el ganchito de pendiente ¡y ya está listo!

¿A que no es tan difícil? laborioso quizá ¡pero no difícil! Además, yo os he explicado como hice para los míos, pero es cuestión de probar diferentes formas de enganchar el hilo y diferentes combinaciones de color, y obtendremos pendientes de lo más variopintos. También podríamos añadir abalorios, o modelar el alambre desde el principio de alguna otra forma... ¡se me ocurren infinitas variantes! así que ya sabéis chicas ¡a probar se ha dicho!!
Leer más
Hola caracolas!!

Nadie ha hecho ningún comentario a la lista del sorteo así que parece que está todo bien... ¡mañana sabremos quién es la afortunada! de momento tendréis que aguantar los nervios un diita más...


En fin, no sé qué os parecerá a vosotras, pero yo tengo la extraña manía de que cuanto más corto tengo pelo más grandes me pongo los pendientes... ¡para que se vean! y mira que a mí me gustan grandotes ya de por sí, o podríamos decir "vistosos".

Pues bien, resulta que hace unos días me dió el pronto, fui a cortarme el pelo y dejé a la peluquera que se expresara artísticamente... el resultado ha sido una melenita muy muy cortita, y un poco asimétrica ¡la verdad es que me encanta! y por supuesto conforme llegué a casa decidí que tenía que ampliar mi repertorio de pendientazos.

Aproveché la ocasión para probar una técnica que tenía en mente desde hacía tiempo ¡y aquí está el resultado!


Madre mía ¡cómo me gustan! llevaba años viéndo vender pendientes de este tipo en puestecillos hippies por la calle y tenía muchas ganas de probar a hacerlos. Además, estaba deseando utilizar ese hilo morado tan bonito que me regaló una amiga invisible.

Estos en concreto son bastante grandes (6 cm de alto) pero obviamente se pueden hacer en cualquier tamaño, y también se puede variar el diseño...

Si queréis probar ya sabéis, aquí os cuento cómo los hice yo.


QUÉ NECESITAMOS:

- Alambre de cobre de 0,8mm de espesor. Se puede utilizar alambre de otro material, pero el de aluminio por ejemplo me resulta demasiado blando. También se podría utilizar un alambre más finito supongo, más grueso no os lo recomiendo porque el resultado puede quedar ya muy basto.
- Hilo de uno o varios colores (con hilo matizado tiene que quedar también genial)
- Ganchitos para pendientes
- Alicates de corte y de punta plana
- Una aguja lanera o algo similar, finito y largo para dar forma al alambre (una aguja de punto lo suficientemente fina iría bien)


Y AHORA AL LÍO:

- Cogemos el alambre y empezamos a enrollarlo con cuidado sobre la aguja, para ir formando una especie de muelle. No pasa nada si las primeras vueltas no quedan perfectas porque luego las cortamos y punto.

- Vamos enrollando y enrollando, hasta conseguir la suficiente longitud de alambre enrollado que necesitemos. Yo como no tenía una aguja de punto tan fina utilicé simplemente una aguja lanera, y conforme iba enrollando alambre iba sacando la aguja para tener siempre donde seguir enrollando, pero claro, hay que tener cuidado de no doblar el trozo de alambre que ya llevas enrollado, que se queda colgando por un lado. Por eso con una aguja de punto creo que habría sido más fácil, porque podría haber enrollado toda la longitud de alambre que necesitaba y así estar segura de que no iba a estropear ni doblar el sobrante...


- La longitud de alambre enrollado que necesitamos depende de cómo de grande queramos el pendiente. Yo utilicé aproximadamente 13 centímetros de muelle para cada pendiente, pero los míos son grandecitos. Eso sí, cuando decidáis que ya tenéis suficiente para un pendiente, medid la longitud que utilizáis, para luego poder hacer el otro pendiente igual. Yo no lo medí al principio y luego tuve que estar enrollando y ajustando para que me quedaran los dos pendientes más o menos iguales.


- Llegados a este punto os diré que es mejor que las vueltas de alambre no estén pegadísimas unas a otras, porque luego tenemos que ir metiendo un hilo entre vuelta y vuelta... así que si las tenéis muy apretadas más vale que con cuidadito las vayáis despegando un poco unas de otras. Cuanto más grueso sea el hilo que vayáis a utilizar más separadas deben estar las espiras.

- Una vez que tengamos el muelle preparado metemos por dentro otro trozo de alambre, más largo que el muelle para luego poder rematar el pendiente.

- Con ayuda de algo redondo y ancho vamos dándole la forma redondeada al pendiente. Yo empecé con un bote de barniz y acabé con un tubo de pegamento en barra... buscad algo que se adecúe más o menos a la forma que queréis conseguir.


- Cuando tengamos el pendiente más o menos moldeado, unimos los dos extremos del alambre sobrante que habíamos dejado, con ayuda de los alicates, formando una anillita de la que luego colgaremos el pendiente.


- Ahora viene la parte artística, que es cuando añadimos el hilo. A ver si soy capaz de explicarme bien...

- Para empezar cogemos el hilo y lo anudamos arriba del todo, junto a uno de los dos extremos de nuestro muelle. Si lo queréis asegurar mejor poned una gotina de pegamento rápido sobre el nudo.

- Ahora dividimos imaginariamente el pendiente por la mitad, longitudinalmente, y elegimos un punto cualquiera del muelle, pero que esté en la misma mitad que donde hemos anudado el hilo. Pasamos el hilo por delante del pendiente, lo enganchamos en el punto que hayamos elegido.


- Volvemos con el hilo hacia arriba, pasándolo por detras y lo enganchamos en la primera espira del muelle, arriba del todo


- Volvemos a pasar el hilo por delante, hacia abajo, enganchándolo justo en la espira siguiente a donde lo enganchamos en el paso anterior. Luego volvemos a pasarlo por detrás y lo enganchamos a la siguiente espira libre que haya por arriba.

- Seguimos y seguimos, la siguiente de arriba, la siguiente de abajo, la siguiente de arriba, la siguiente de abajo... enseguida se le coge el tranquillo.


- Mucho ojo, porque el hilo tiene que ir quedando tirante, pero tampoco os paséis, porque si tensáis mucho el hilo el alambre se puede deformar ligeramente y os puede pasar (lo digo por experiencia) que, conforme váis avanzando, las prieras vueltas de hilo se destensen. Y no es que realmente se estén destensando, sino que estáis deformando el alambre, así que id buscando el punto justo de tensión y vigilad que no se estropee lo que lleváis hecho.


- Llegará un momento en que por la izquierda ya tengamos todas las espiras ocupadas, y sin embargo por la derecha aún nos quede un hueco, pero no importa, seguimos con el orden que llevábamos y vamos colocando el hilo en "segunda fila" pasándolo por la espira que nos toque cada vez aunque ya esté ocupada.


- Así hasta que tengamos todo el muelle cubierto... entonces cortamos el hilo, lo anudamos arriba del todo y aseguramos con pegamento.

- Le añadimos el ganchito de pendiente ¡y ya está listo!

¿A que no es tan difícil? laborioso quizá ¡pero no difícil! Además, yo os he explicado como hice para los míos, pero es cuestión de probar diferentes formas de enganchar el hilo y diferentes combinaciones de color, y obtendremos pendientes de lo más variopintos. También podríamos añadir abalorios, o modelar el alambre desde el principio de alguna otra forma... ¡se me ocurren infinitas variantes! así que ya sabéis chicas ¡a probar se ha dicho!!

24 comentarios:

  1. Madre mía que lío de hilos, yo no sería capaz, pero a tí te ha quedado divino.
    Ya verás como te alegras del corte, yo hace unas semanitas me corte tb el pelo, melenita corta asimétrica, y estoy contentísima.
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado con la boca abierta...es una maravilla de pendientes, y una explicación perfecta. Besos

    ResponderEliminar
  3. Son preciosos!!! me gustan mucho este tipo de pendientes! aunque llevo una temporada que sólo me pongo de los pegaditos a la oreja, será porque llevo el pelo muuuuy largo jajaja

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por el tutorial!! ha quedado muy bien explicado! me voy a animar con unos, sin duda, pero un poco más pequeños que los tuyos jajaja
    un beso!

    ResponderEliminar
  5. Genial! Los pendientes son preciosos. Gracias por el tuto!

    ResponderEliminar
  6. Uf, que dificil.... Te felicito artista, vaya trabajito y qué resultado tan bonito. Me encantan. Besitos, guapa

    ResponderEliminar
  7. Que pendientes tan bonitos, una tecnica muy trabajada, te felicito, ayyy que nervios tu sorteo.....jejejeje un besinnn.

    ResponderEliminar
  8. Te quedaron muy bien ^_^, tal ves lo intente, aunque seguro haré un enredadero jajajaja. Gracias por el tuto, ojala me salga bien =)
    Ciao, y que pases buena semana

    ResponderEliminar
  9. Hola, guapa.
    Tienes un premio en mi blog, pasa a recogerlo cuando puedas.

    elgatodelpuntodecruz.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Hola!!! no me he quedado con las ganas de tener unos pendientes de éstos y gracias a tu tuto ya me he hecho dos pares :) si te quieres pasar por mi blog podrás ver el resultado!!
    un besoo

    ResponderEliminar
  11. Marisipi, ya he pasado a verlos ¡están muy bien! si sigues probando te convertirás en una experta! ;)

    ResponderEliminar
  12. Madre mia, que paciencia, y yo me quejaba con el macramé, jeje.
    Te han quedado estupendos y muy buen tuto. Besos

    ResponderEliminar
  13. es todo un arte felicidades, está muy lindo y muy bien explicado el problema es que podamos sacar algo sin liarnos jajajajajajjaa besos

    ResponderEliminar
  14. me encantan esos pendientes morados!!! yo teng unos en fucsia, pero no los he hecho yo... ya me gustaria!! te invito a mi blog y sigo el tuyo!



    http://moonrosehandmade.blogspot.com/
    http://www.facebook.com/pages/Moon-Rose-Handmade/132721063467052

    ResponderEliminar
  15. Pedazo de tutorial que te has marcado!!! está super bien explicado y que paciencia, muchisimas gracias por compartirlo eres un sol. Besazos guapa

    ResponderEliminar
  16. Hola Ana:

    Muchas gracias por lo que compartes. Llevo mucho tiempo buscado cómo hacer estos pendientes y la explicación es perfecta. Me encanta tu página. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, tu tuto es facil de comprender.


    mil gracias.

    ResponderEliminar
  18. me encanta y esta muy bien explicado, GRACIAS

    ResponderEliminar
  19. me ha encantado mi hija que tiene 15 años y tendencias de artesana le va a encantar, por cierto me he hecho fans de tu pag. en facebook, seria genial que de vez en cuando pasaras estos tutoriales al face. Enhorabuena por tu pagina y tus manos.

    ResponderEliminar
  20. ¿Por qué se enrolla el alambre sobre una aguja y después se introduce un trozo de alammbre en el muelle? ¿cuál es la razón de no ir haciendo el muelle sobre el mismo alambre? Por cierto, quedan preciosos! Ese hilo tan chulo, ¿se consigue fácilmente?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La razón es simplemente que la aguja es más rígida, y permite hacer fuerza con el alambre para enrollarlo alrededor, si intentaras hacerlo directamente sobre otro alambre, como es blandito, se iría deformando y no quedaría bien.
      En cuanto al hilo, se puede encontrar en algunas mercerías, y también es bastante fácil encontrarlo por Internet. Busca en google "hilo metálico" o "metallic thread" y verás ^.^

      Eliminar
    2. Mil gracias, artista!!

      Eliminar