Magdalenas "mil sabores"

Bueno chicas!! Pues aquí estoy de vuelta... hoy os traigo una receta ¡qué digo! ¡recetaza! que lamentablemente no puedo decir que sea mía... es de mi amiga Inma, que está hecha una cocinera de mucho cuidado, y que hace ya tiempo le dije que tenía la obligación moral de colaborar en mi blog con alguna de sus recetas, porque están para chuparse los dedos. Así que no me enrollo más y os dejo con la entrada, que la ha escrito ella íntegramente, y juzgais vosotras mismas...


Cuando mis hermanos eran pequeños mi madre hacía magdalenas con cierta frecuencia, llevándolas a un horno cercano para que se las cocieran, pero yo llegué más tarde y me perdí esas exquisiteces. Sin embargo ahora me ha dado por hacer mis propias magdalenas y la verdad es que saben a gloria (lo siento, no tengo abuela).


Igual que a Ana le gusta experimentar y hacer nuevas creaciones con collares, pendientes, broches, etc., yo cada vez que hago unas magdalenas pruebo a echarles algo distinto, ¡es cuestión de experimentar! Las tradicionales son con limón, pero digamos que “me he cansado” de tanto limón y la mayoría las suelo hacer con naranja. A veces les añado pasas, nueces, chocolate... una vez las rellené con mermelada (también casera, jejeje) y ahora se me ocurren nuevas cosas para añadir a la masa: café, trozos de plátano… ¡son como pequeños bizcochos!


INGREDIENTES:

- 180 g de azúcar (1 vaso casi lleno)
- 180 g de leche (3/4 vaso)
- 170 g de aceite de oliva (cosas de la tierra!) (3/4 vaso)
- 270 g de harina de repostería (2 1/2 vasos, tirando a menos)
- 2 huevos
- Piel de una naranja
- 1/2 sobre de levadura química
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- Perlitas de chocolate
- Moldes de magdalenas, de papel, de los que venden en cualquier supermercado.
- Moldes de magdalenas de silicona, que se pueden encontrar en tiendas de menaje o incluso en los chinos... el hecho de necesitar moldes de los dos tipos (de papel y de silicona) es para un truquillo que ahora os contaré.


ELABORACIÓN:

- En un bol echar el azúcar y la canela, si a alguien le gustan más dulces aumentar hasta 200 g. Lavar la naranja y rallar la piel (sólo lo naranja, sin llegar a lo blanco porque amarga)

- Incorporar los huevos mezclando bien con la batidora. Añadimos la leche y el aceite y volvemos a batir.

- Agregamos ahora la harina y la levadura, batimos bien y echamos un puñado de perlitas de chocolate o de chocolate troceado por nosotros, cantidad al gusto. Terminamos de envolver la mezcla con una cuchara.

- Y ahora viene el truco de los moldes, y es que si utilizamos los de papel, en cuanto echamos la masa se abren y se quedan desparramados. Pero utilizar directamente los de silicona no me gusta, porque prefiero guardar las magdalenas con su moldecito de papel... así que lo que hago es montar los moldes de papel sobre los de silicona, uno por cada uno.


De esa forma las magdalenas conservan su forma sin desparramarse pero cuando ya están hechas se pueden sacar del molde de silicona y guardarlas con su molde de papel, y así además si hacemos muchas magdalenas podemos reutilizar los moldes de silicona en varias hornadas.

- Llenamos con la masa ¾ partes de cada molde de magdalena.


- Precalentamos el horno a 180º. Espolvoreamos azúcar sobre las magdalenas y las introducimos en el horno durante 20 minutos (a media altura). Hay que dejar cierto espacio libre entre las magdalenas para que al subir no se queden apretujadas unas con otras.


- Con estas cantidades salen unas 15 o 16 magdalenas medianas. La masa tiene que quedar fluida para que salgan tiernas. La última vez tuve una hasta 3 semanas, estaba durilla, pero seguía sabiendo a gloria ;)


Ains!!! No me diréis que no dan ganas de probarlas... ¡un besete a todas!! pero especialmente a Inma ¡ole por esas magdalenas!
Leer más
Bueno chicas!! Pues aquí estoy de vuelta... hoy os traigo una receta ¡qué digo! ¡recetaza! que lamentablemente no puedo decir que sea mía... es de mi amiga Inma, que está hecha una cocinera de mucho cuidado, y que hace ya tiempo le dije que tenía la obligación moral de colaborar en mi blog con alguna de sus recetas, porque están para chuparse los dedos. Así que no me enrollo más y os dejo con la entrada, que la ha escrito ella íntegramente, y juzgais vosotras mismas...


Cuando mis hermanos eran pequeños mi madre hacía magdalenas con cierta frecuencia, llevándolas a un horno cercano para que se las cocieran, pero yo llegué más tarde y me perdí esas exquisiteces. Sin embargo ahora me ha dado por hacer mis propias magdalenas y la verdad es que saben a gloria (lo siento, no tengo abuela).


Igual que a Ana le gusta experimentar y hacer nuevas creaciones con collares, pendientes, broches, etc., yo cada vez que hago unas magdalenas pruebo a echarles algo distinto, ¡es cuestión de experimentar! Las tradicionales son con limón, pero digamos que “me he cansado” de tanto limón y la mayoría las suelo hacer con naranja. A veces les añado pasas, nueces, chocolate... una vez las rellené con mermelada (también casera, jejeje) y ahora se me ocurren nuevas cosas para añadir a la masa: café, trozos de plátano… ¡son como pequeños bizcochos!


INGREDIENTES:

- 180 g de azúcar (1 vaso casi lleno)
- 180 g de leche (3/4 vaso)
- 170 g de aceite de oliva (cosas de la tierra!) (3/4 vaso)
- 270 g de harina de repostería (2 1/2 vasos, tirando a menos)
- 2 huevos
- Piel de una naranja
- 1/2 sobre de levadura química
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- Perlitas de chocolate
- Moldes de magdalenas, de papel, de los que venden en cualquier supermercado.
- Moldes de magdalenas de silicona, que se pueden encontrar en tiendas de menaje o incluso en los chinos... el hecho de necesitar moldes de los dos tipos (de papel y de silicona) es para un truquillo que ahora os contaré.


ELABORACIÓN:

- En un bol echar el azúcar y la canela, si a alguien le gustan más dulces aumentar hasta 200 g. Lavar la naranja y rallar la piel (sólo lo naranja, sin llegar a lo blanco porque amarga)

- Incorporar los huevos mezclando bien con la batidora. Añadimos la leche y el aceite y volvemos a batir.

- Agregamos ahora la harina y la levadura, batimos bien y echamos un puñado de perlitas de chocolate o de chocolate troceado por nosotros, cantidad al gusto. Terminamos de envolver la mezcla con una cuchara.

- Y ahora viene el truco de los moldes, y es que si utilizamos los de papel, en cuanto echamos la masa se abren y se quedan desparramados. Pero utilizar directamente los de silicona no me gusta, porque prefiero guardar las magdalenas con su moldecito de papel... así que lo que hago es montar los moldes de papel sobre los de silicona, uno por cada uno.


De esa forma las magdalenas conservan su forma sin desparramarse pero cuando ya están hechas se pueden sacar del molde de silicona y guardarlas con su molde de papel, y así además si hacemos muchas magdalenas podemos reutilizar los moldes de silicona en varias hornadas.

- Llenamos con la masa ¾ partes de cada molde de magdalena.


- Precalentamos el horno a 180º. Espolvoreamos azúcar sobre las magdalenas y las introducimos en el horno durante 20 minutos (a media altura). Hay que dejar cierto espacio libre entre las magdalenas para que al subir no se queden apretujadas unas con otras.


- Con estas cantidades salen unas 15 o 16 magdalenas medianas. La masa tiene que quedar fluida para que salgan tiernas. La última vez tuve una hasta 3 semanas, estaba durilla, pero seguía sabiendo a gloria ;)


Ains!!! No me diréis que no dan ganas de probarlas... ¡un besete a todas!! pero especialmente a Inma ¡ole por esas magdalenas!

7 comentarios:

  1. Gracias por el comentario tan bonito en mi blog y darme la oportunidad de conocer tu trabajo, que no tiene desperdicio, te sigo porque me gusta lo que he visto, un beso Mar

    ResponderEliminar
  2. Que pinta tienen, guardame un poquito...
    Un besazo guapa, veo que compartimos otra aficción, la cocina y sobre todo la repostería, un vicio, je,je.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Ya te digo! De este finde no pasa que yo pruebe ESAS magdalenas... mmmmmm

    ¡Y bienvenida Airún! ¡gracias a ti por pasar a visitarme!

    ResponderEliminar
  4. ays que pinta..me las como todas jejejej um que hablbre jajajajajaj
    muaks

    pasa un buen finde cielo

    ResponderEliminar
  5. y yo a dieta puffffffffffffffff
    esto tendría que estar prohibido joooooooo
    jeje

    ResponderEliminar
  6. ¡Pues doy fe de que están deliciosas!! eso sí, con la operación bikini voy a tener que dejar de publicar estas cosas... ¡pero una de vez en cuando no hace daño!

    ResponderEliminar
  7. Jaaaaaaaaajajaja, estáis todos majaras con la "operación bikini". ¡¡Amenazo con hacer más dulces!! Jaajaja. A mi hermano le encantaron las que le mandé.

    ResponderEliminar