Chapas caseras (II)

¡¡Buenos días!! aquí vuelvo a las andadas con las chapas... ya os dije que, aunque podían quedarse así y utilizarlas tal cual, yo las mías iba a intentar llevarlas un poco más allá, así que por eso escribo hoy, os quiero enseñar cómo ha quedado finalmente una de ellas, y cuando las otras las iré poniendo tambien conforme las termine.

A esta en concreto le he dado un toque romántico, el candadito me encanta...


Ahora os explico poco a poco cómo la he hecho, pero antes de nada os quiero hablar de la imagen que escogí para esta chapa: es una acuarela de una ilustradora que me encanta, se llama Rebeca Guay. La descubrí a través de un juego de cartas, porque muchas están ilustradas por ella, pero también ha ilustrado libros, revistas... os dejo el enlace a su página web oficial, aunque si hacéis una búsqueda por la red encontraréis muchísimas más ilustraciones suyas.

Ains, cómo me gusta el estilo de esta artistaza... y ahora sí, vamos a lo nuestro.


QUÉ NECESITAMOS:

- Una chapa de tela, hecha a partir de un botón talla 75 forrado (podéis ver cómo hacerlas en Chapas caseras (I))

- Fieltro

- Tijeras

- Unas tijeras en zig-zag para tela y fieltro (ya las tengo!! llevaba tiempo buscándolas y las había encontrado a precios que rondaban los 30-40€, pero al final las he conseguido por 7€!! en... tatachán... Ikea!!)

- Un trocito de cadena

- Un dije con forma de candado y un arito metálico del color de la cadena

- Una cinta de raso de 5mm de ancho

- Un cierre de broche

- Cola blanca (ver más)


Y LA TRANSFORMACIÓN:

- Lo primero es recortar un círculo de fieltro de diámetro ligeramente más pequeño que el botón, para poder pegárselo por detras y rellenar así el hueco que tiene el botón.

- Ahora recortamos otro círculo de fieltro, pero esta vez de mayor diámetro y con las tijeras de zig-zag, y lo pegamos también por detrás de la chapa, de forma que se vea todo el borde alrededor.

- Cortamos un trocito de cadena, de longitud suficiente para cubrir todo el contorno de la chapa, que no sobre ni falte. Echamos un cordoncito de cola blanca por todo el contorno de la chapa, con ayuda de un pincelito fino para no pasarnos de cantidad, y vamos pegando la cadena en su sitio. Tened cuidado de que la unión de los extremos de la cadena quede en un sitio donde luego podáis taparlo fácilmente con algo.

- En este caso, con ayuda del arito metálico, he engarzado el candado en uno de los eslabones de la cadena, igual podíamos haber colgado algunos abalorios o cualquier cosa que se nos hubiera ocurrido, yo lo que quería era romper un poco con la redondez perfecta de la chapa.

- Y finalmente he rematado la faena con una lacito hecho con cinta de raso. Lo puse ahí para tapar los extremos de la cadena ¡¡pero no veas el trabajo que me costó hacer un lacito así!!! por más que intentaba se me quedaban torcidos, o con los extremos de medio lado... vamos, que tuve que buscarme por Internet un pequeño tutorial de hacer lacitos (bendito Internet). Os dejo una imagen explicativa que he sacado del blog "Con las manitas", veréis que parece muy simple, pero era justo lo que yo quería y no era capaz de conseguir!


- Para terminar, dado que lo que quería era hacer un broche, le pegué el cierre por detrás con un poco más de cola ¡¡y ya lo tenemos!! hay infinidad de posibilidades, el caso es darle a la chapa otro aire y que pase de ser una simpe chapa a ser un broche con estilo propio... jeje.

¡¡Un besete!!
Leer más
¡¡Buenos días!! aquí vuelvo a las andadas con las chapas... ya os dije que, aunque podían quedarse así y utilizarlas tal cual, yo las mías iba a intentar llevarlas un poco más allá, así que por eso escribo hoy, os quiero enseñar cómo ha quedado finalmente una de ellas, y cuando las otras las iré poniendo tambien conforme las termine.

A esta en concreto le he dado un toque romántico, el candadito me encanta...


Ahora os explico poco a poco cómo la he hecho, pero antes de nada os quiero hablar de la imagen que escogí para esta chapa: es una acuarela de una ilustradora que me encanta, se llama Rebeca Guay. La descubrí a través de un juego de cartas, porque muchas están ilustradas por ella, pero también ha ilustrado libros, revistas... os dejo el enlace a su página web oficial, aunque si hacéis una búsqueda por la red encontraréis muchísimas más ilustraciones suyas.

Ains, cómo me gusta el estilo de esta artistaza... y ahora sí, vamos a lo nuestro.


QUÉ NECESITAMOS:

- Una chapa de tela, hecha a partir de un botón talla 75 forrado (podéis ver cómo hacerlas en Chapas caseras (I))

- Fieltro

- Tijeras

- Unas tijeras en zig-zag para tela y fieltro (ya las tengo!! llevaba tiempo buscándolas y las había encontrado a precios que rondaban los 30-40€, pero al final las he conseguido por 7€!! en... tatachán... Ikea!!)

- Un trocito de cadena

- Un dije con forma de candado y un arito metálico del color de la cadena

- Una cinta de raso de 5mm de ancho

- Un cierre de broche

- Cola blanca (ver más)


Y LA TRANSFORMACIÓN:

- Lo primero es recortar un círculo de fieltro de diámetro ligeramente más pequeño que el botón, para poder pegárselo por detras y rellenar así el hueco que tiene el botón.

- Ahora recortamos otro círculo de fieltro, pero esta vez de mayor diámetro y con las tijeras de zig-zag, y lo pegamos también por detrás de la chapa, de forma que se vea todo el borde alrededor.

- Cortamos un trocito de cadena, de longitud suficiente para cubrir todo el contorno de la chapa, que no sobre ni falte. Echamos un cordoncito de cola blanca por todo el contorno de la chapa, con ayuda de un pincelito fino para no pasarnos de cantidad, y vamos pegando la cadena en su sitio. Tened cuidado de que la unión de los extremos de la cadena quede en un sitio donde luego podáis taparlo fácilmente con algo.

- En este caso, con ayuda del arito metálico, he engarzado el candado en uno de los eslabones de la cadena, igual podíamos haber colgado algunos abalorios o cualquier cosa que se nos hubiera ocurrido, yo lo que quería era romper un poco con la redondez perfecta de la chapa.

- Y finalmente he rematado la faena con una lacito hecho con cinta de raso. Lo puse ahí para tapar los extremos de la cadena ¡¡pero no veas el trabajo que me costó hacer un lacito así!!! por más que intentaba se me quedaban torcidos, o con los extremos de medio lado... vamos, que tuve que buscarme por Internet un pequeño tutorial de hacer lacitos (bendito Internet). Os dejo una imagen explicativa que he sacado del blog "Con las manitas", veréis que parece muy simple, pero era justo lo que yo quería y no era capaz de conseguir!


- Para terminar, dado que lo que quería era hacer un broche, le pegué el cierre por detrás con un poco más de cola ¡¡y ya lo tenemos!! hay infinidad de posibilidades, el caso es darle a la chapa otro aire y que pase de ser una simpe chapa a ser un broche con estilo propio... jeje.

¡¡Un besete!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario