Broche con volante

Buenos días de Domingo!!

Con el día tan fantástico que hizo ayer seguro que más de uno aprovechó para estar en la calle y tomar el sol... ¡yo desde luego lo hice! así que hoy toca un día un poco más casero... ¿y qué tal si esta tarde aprovechamos para experimentar un poco? ¿Alguna técnica nueva? Bueno, yo os dejo el último broche que he hecho, en el que he intentado probar algún efecto que no había probado hasta ahora y con el que al final he quedado bastante satisfecha.


¿Qué os parece? Ha quedado con un look un poco retro, vintage... aún no lo he estrenado, ya veremos a ver con qué me lo pongo! ^_^


MATERIALES:

- Un botón para forrar talla 75 (4,8 cm de diámetro)

- Un kit para forrar botones, o la paciencia necesaria parar forrarlo a mano. Tanto los botones como los kits para forrar los compré en Materialparamanualidades como ya os he comentado alguna otra vez, y si no los tienen del tamaño que queráis os los consiguen!

- Tela para forrar el botón

- Barniz al agua, transparente y brillante y un pincel

- Cinta de organza no muy ancha

- Aguja e hilo, del color de la cinta

- Pegamento. Yo utilicé silicona pero podría valer algún otro tipo de pegamento líquido (ver más)

- Un cierre de broches con base plana, esta vez no nos vale un imperdible normal

- Unas piedrecitas, abalorios, o cualquier otro adorno.


VAMOS A ELLO!!:

- Lo primero que tenemos que hacer es recortar un círculo suficientemente grande de la tela con la que vayamos a forrar el botón y forrarlo, ya sea de la forma fácil (con un kit de forrar botones) o de la dificil (a mano, cosiendo la tela por detrás del botón intentando dejarla tensa para que no se vean arrugas por delante)

- Una vez que el botón esté forrado le pegamos el cierre de broche por detrás, y nuestro botón ya empieza a parecerse a lo que será... ¿a que parece una chapa? sólo que de tela... eso me plantea otras líneas de investigación, jajajaja, pero de momento sigamos con esto.


- Volvemos a darle la vuelta y vamos a darle por encima una capa generosa de barniz. Con esto conseguimos proteger la tela de manchas, por ejemplo, y darle una apariencia más brillante, eliminando la textura al tacto de la tela. Cuando haya secado aplicamos una segunda capa, y podemos aplicar incluso una tercera o una cuarta capas, al gusto de cada uno, hasta obtener el aspecto que queramos. Este broche en concreto lleva 3 capas, aunque en las fotos no sé si he conseguido que se aprecie bien el brillo que tiene.


- Dejamos que el broche termine de secar (es importante que esté completamente seco cuando vayamos a manipularlo luego, porque si no se quedarán nuestras huellas en la superficie) y mientras vamos a ir preparando el resto de adornos.

- En este caso he querido probar a hacerle una especie de aureola alrededor, con una cinta de organza. La organza es un tejido que me gusta mucho porque me parece que le da un toque muy fino a todo. Así que cogí la cinta y fui haciéndole un hilván, con puntadas muy pequeñitas, pegado a uno de los bordes de la cinta, para que luego al tirar del hilo la cinta se rizara formando un círculo.


- Cuando hayamos rizado una longitud de cinta suficiente para cubrir todo el borde del botón cortamos la cinta sobrante, y lo más dificil es rematar el final para que no se note mucho... no puedo explicar exactamente cómo lo hice porque fue conforme se me ocurría... básicamente intenté doblar los bordes hacia adentro y pillarlos con el hilo para que no se vieran por ninguna parte los hilachos del extremo de la cinta. No sé si habrá por ahí algún tutorial de alguien que lo haya hecho más veces... yo no lo había hecho nunca y de hecho si os fijáis se nota la zona donde la cinta está doble, pero en general estoy bastante satisfecha con el resultado.

- Cuando ya tenía todo preparado, y asegurándome de que el botón estuviera completamente seco, eché un cordón de silicona por detrás del botón, pegado al borde, y rápidamente pegué la cinta alrededor. Con la silicona es fácil porque conforme acercaba la cinta se quedaba adherida casi instantáneamente. Esa es la ventaja y al mismo tiempo la desventaja de la silicona caliente, que se endurece en dos segundos.


- Para terminar le pegué los cristalitos por delante... ¡¡y ya lo tenemos!! en un rato podéis tener un broche personalizado la mar de original y con una acabado profesional.

Besotes!! y que aprovechéis esta tarde de Domingo!
Leer más
Buenos días de Domingo!!

Con el día tan fantástico que hizo ayer seguro que más de uno aprovechó para estar en la calle y tomar el sol... ¡yo desde luego lo hice! así que hoy toca un día un poco más casero... ¿y qué tal si esta tarde aprovechamos para experimentar un poco? ¿Alguna técnica nueva? Bueno, yo os dejo el último broche que he hecho, en el que he intentado probar algún efecto que no había probado hasta ahora y con el que al final he quedado bastante satisfecha.


¿Qué os parece? Ha quedado con un look un poco retro, vintage... aún no lo he estrenado, ya veremos a ver con qué me lo pongo! ^_^


MATERIALES:

- Un botón para forrar talla 75 (4,8 cm de diámetro)

- Un kit para forrar botones, o la paciencia necesaria parar forrarlo a mano. Tanto los botones como los kits para forrar los compré en Materialparamanualidades como ya os he comentado alguna otra vez, y si no los tienen del tamaño que queráis os los consiguen!

- Tela para forrar el botón

- Barniz al agua, transparente y brillante y un pincel

- Cinta de organza no muy ancha

- Aguja e hilo, del color de la cinta

- Pegamento. Yo utilicé silicona pero podría valer algún otro tipo de pegamento líquido (ver más)

- Un cierre de broches con base plana, esta vez no nos vale un imperdible normal

- Unas piedrecitas, abalorios, o cualquier otro adorno.


VAMOS A ELLO!!:

- Lo primero que tenemos que hacer es recortar un círculo suficientemente grande de la tela con la que vayamos a forrar el botón y forrarlo, ya sea de la forma fácil (con un kit de forrar botones) o de la dificil (a mano, cosiendo la tela por detrás del botón intentando dejarla tensa para que no se vean arrugas por delante)

- Una vez que el botón esté forrado le pegamos el cierre de broche por detrás, y nuestro botón ya empieza a parecerse a lo que será... ¿a que parece una chapa? sólo que de tela... eso me plantea otras líneas de investigación, jajajaja, pero de momento sigamos con esto.


- Volvemos a darle la vuelta y vamos a darle por encima una capa generosa de barniz. Con esto conseguimos proteger la tela de manchas, por ejemplo, y darle una apariencia más brillante, eliminando la textura al tacto de la tela. Cuando haya secado aplicamos una segunda capa, y podemos aplicar incluso una tercera o una cuarta capas, al gusto de cada uno, hasta obtener el aspecto que queramos. Este broche en concreto lleva 3 capas, aunque en las fotos no sé si he conseguido que se aprecie bien el brillo que tiene.


- Dejamos que el broche termine de secar (es importante que esté completamente seco cuando vayamos a manipularlo luego, porque si no se quedarán nuestras huellas en la superficie) y mientras vamos a ir preparando el resto de adornos.

- En este caso he querido probar a hacerle una especie de aureola alrededor, con una cinta de organza. La organza es un tejido que me gusta mucho porque me parece que le da un toque muy fino a todo. Así que cogí la cinta y fui haciéndole un hilván, con puntadas muy pequeñitas, pegado a uno de los bordes de la cinta, para que luego al tirar del hilo la cinta se rizara formando un círculo.


- Cuando hayamos rizado una longitud de cinta suficiente para cubrir todo el borde del botón cortamos la cinta sobrante, y lo más dificil es rematar el final para que no se note mucho... no puedo explicar exactamente cómo lo hice porque fue conforme se me ocurría... básicamente intenté doblar los bordes hacia adentro y pillarlos con el hilo para que no se vieran por ninguna parte los hilachos del extremo de la cinta. No sé si habrá por ahí algún tutorial de alguien que lo haya hecho más veces... yo no lo había hecho nunca y de hecho si os fijáis se nota la zona donde la cinta está doble, pero en general estoy bastante satisfecha con el resultado.

- Cuando ya tenía todo preparado, y asegurándome de que el botón estuviera completamente seco, eché un cordón de silicona por detrás del botón, pegado al borde, y rápidamente pegué la cinta alrededor. Con la silicona es fácil porque conforme acercaba la cinta se quedaba adherida casi instantáneamente. Esa es la ventaja y al mismo tiempo la desventaja de la silicona caliente, que se endurece en dos segundos.


- Para terminar le pegué los cristalitos por delante... ¡¡y ya lo tenemos!! en un rato podéis tener un broche personalizado la mar de original y con una acabado profesional.

Besotes!! y que aprovechéis esta tarde de Domingo!

2 comentarios:

  1. Me encanta!!! Estás hecha un artista!!! Cualquiera diría que el broche...era un botón!!! Es genial, de verdad, me ha gustado mucho y que bien te explicas!. Yo en lo que tengo dudas es en lo de la silicona caliente porque nunca he usado, lo aplicas con una pistola? Tengo que investigar al respecto. Y lo de las chapas...es una idea!!! Me encanta lo que haces en el blog, porque muestras tus trabajos y enseñas cómo hacerlos. Por cierto, en el blog de tutoriales http://tutorialesdemanualidades.blogspot.com hay un enlace para descargar la plantilla para cortar la tela y forrar los botones. Bueno guapa, sigue así!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! me alegra que te guste, así que ya sabes, cuando hagas uno me lo enseñas... que tú tienes ya práctica con los botones, jaja. Y gracias por lo de la plantilla, ya lo ví... y me hice mis propias plantillas de plástico transparente.
    En cuanto a la silicona, sí, se aplica con pistola, la puedes encontrar en cualquier sitio de bricolaje, no es cara y es muy fácil de aplicar. Yo la tengo desde hace poco y cada vez la uso más ¡para algunas cosas viene muy bien!
    Un besote!!

    ResponderEliminar