Pollo pirata

Hoy os voy a contar cómo empecé con los amigurumis. Amigurumi, bonito palabro ¿verdad? pues tras ese nombre, los amigurumis no son otra cosa que muñequitos hechos de punto, ya sea a ganchillo o tejido a dos agujas. Los que yo hago son a ganchillo.

Cuando hice el primero no tenía ni la más mínima idea de hacer ganchillo, lo único que sabía del tema eran las preciosidades de tapetes que hacía mi abuela, algunos de ellos con hilo de bobina!! ya os podéis imaginar la paciencia que había que echarle. También recuerdo que me hizo una colcha y unas cortinas compañeras para mi casita de muñecas, y yo tan feliz.

El caso es que sé que a mi abuela le habría gustado verme hacer ganchillo, le habría hecho verdadera ilusión, pero a mí lo de hacer tapetes (o cosas aún mayores) no terminaba de convencerme, así que cuando descubrí los amigurumis me dije: "Esta es la mía".

Y este es el primero que hice!!


Es un pollito ¡¡pero pirata!! se llama Jacker (españolización de "hacker": pirata informático) y es el amuleto de la suerte de mi niño.

Eso sí, en mi corazoncito, este pollito pirata siempre va a estar dedicado a mi abuela, y es que, a la mañana siguiente de terminarlo, después de haber estado pensando lo contenta que se iba a poner mi abuela cuando le dijera que había aprendido a hacer ganchillo, mi madre me llamó para contarme que mi abuela estaba ingresada, y que no sabían si iba a salir adelante... recuerdo que lloré, lloré y concentré toda mi pena en que mi abuela se iba sin saber que al final había conseguido que yo me interesara por el ganchillo. Pero bueno, allá donde está seguro que lo ha visto y le ha encantado ¿cómo no iba a gustarle un pollito tan simpático?


MATERIALES:

- Lana de grosor medio, aunque se puede utilizar cualquiera, el grosor lo que determina es el tamaño del muñeco. Eso sí, para principiantes recomiendo que sea una lana sin mucho pelo.

- Aguja de ganchillo de tamaño adecuado a la lana. O mejor dicho de un tamaño un poco más pequeño que el adecuado, para asegurar que el tejido queda bien apretado. Yo utilicé una aguja de 4mm.

- Fieltro para el pico y los ojos.

- Aguja lanera, para unir las diferentes piezas con la misma lana con que hayamos tejido.

- Pegamento para tela (ver más)


Y MANOS A LA OBRA:

- Yo como no tenía ni idea de ganchillo estuve buceando en internet convencida de que encontraría algún vídeo o guía que me ayudara con el tema, y lo que encontré fue una página estupenda con un tutorial de amigurumis al detalle, en el que se explican desde los tipos de puntos que se pueden utilizar (con su correspondiente video cada uno de ellos) hasta cómo leer los patrones que se pueden encontrar por ahí y algunas técnicas específicas, todo enfocado expresamente para los amigurumis.

Aquí lo tenéis: http://www.ganchoyagujas.com/2008/03/22/tutorial-de-amigurumi-1/
Así que lo primero es practicar los diferentes tipos de punto y hacerse un poco a la dinámica del ganchillo.

- En esa misma página, te aconsejaban empezar con algún animalito sencillo como los "Pájaros de una pluma" y madre mía, esos pollitos te miran con una carita... que tuve que hacer uno!! En fin, el caso es elegir el patrón para lo que vayamos a hacer. La gente que tiene mucha mucha práctica es capaz de hacer sus propios patrones, pero yo todavía no he llegado a ese nivel.

- Así que, poco a poco, vamos haciendo todas las piezas de nuestro amigurumi. En el caso del pollito son 4: el cuerpo, las 2 alas y la cola. El cuerpo va relleno, por lo que cuando ya esté casi acabado hay que meterle la guata por la aberturilla que quede, y terminar los últimos puntos con el relleno ya dentro.

- Cuando lo tengamos todo, hay que ir uniendo las piezas. Para ello utilizaremos la aguja lanera y una hebra de la misma lana que hemos utilizado para tejer, con el fin de que las puntadas se vean lo menos posible. Para saber dónde poner cada pieza el patrón puede ayudarnos un poco, pero sobre todo hay que utilizar el sentido común!

- Para teminar, cortamos con fieltro los accesorios que pueda necesitar, en este caso un piquito naranja, el ojo negro, y el parche de pirata, también negro. Yo además terminé el parche utilizando un cordón negro. Todos estos complementos van pegados directamente sobre el muñeco, porque coserlos es bastante complicado.

- Y como remate... ¡¡un poco de colorete!! sí, sí, a mí tampoco se me había ocurrido hasta ese momento, pero es que le da un toque muy dulce, y no hay otra forma de hacerlo, lo mejor es utilizar colorete de verdad, porque además os aseguro de que una vez aplicado ya no se va.

¿A qué estáis esperando? hay cantidad de patrones por ahí esperando a que alguien les dé vida!!
Leer más
Hoy os voy a contar cómo empecé con los amigurumis. Amigurumi, bonito palabro ¿verdad? pues tras ese nombre, los amigurumis no son otra cosa que muñequitos hechos de punto, ya sea a ganchillo o tejido a dos agujas. Los que yo hago son a ganchillo.

Cuando hice el primero no tenía ni la más mínima idea de hacer ganchillo, lo único que sabía del tema eran las preciosidades de tapetes que hacía mi abuela, algunos de ellos con hilo de bobina!! ya os podéis imaginar la paciencia que había que echarle. También recuerdo que me hizo una colcha y unas cortinas compañeras para mi casita de muñecas, y yo tan feliz.

El caso es que sé que a mi abuela le habría gustado verme hacer ganchillo, le habría hecho verdadera ilusión, pero a mí lo de hacer tapetes (o cosas aún mayores) no terminaba de convencerme, así que cuando descubrí los amigurumis me dije: "Esta es la mía".

Y este es el primero que hice!!


Es un pollito ¡¡pero pirata!! se llama Jacker (españolización de "hacker": pirata informático) y es el amuleto de la suerte de mi niño.

Eso sí, en mi corazoncito, este pollito pirata siempre va a estar dedicado a mi abuela, y es que, a la mañana siguiente de terminarlo, después de haber estado pensando lo contenta que se iba a poner mi abuela cuando le dijera que había aprendido a hacer ganchillo, mi madre me llamó para contarme que mi abuela estaba ingresada, y que no sabían si iba a salir adelante... recuerdo que lloré, lloré y concentré toda mi pena en que mi abuela se iba sin saber que al final había conseguido que yo me interesara por el ganchillo. Pero bueno, allá donde está seguro que lo ha visto y le ha encantado ¿cómo no iba a gustarle un pollito tan simpático?


MATERIALES:

- Lana de grosor medio, aunque se puede utilizar cualquiera, el grosor lo que determina es el tamaño del muñeco. Eso sí, para principiantes recomiendo que sea una lana sin mucho pelo.

- Aguja de ganchillo de tamaño adecuado a la lana. O mejor dicho de un tamaño un poco más pequeño que el adecuado, para asegurar que el tejido queda bien apretado. Yo utilicé una aguja de 4mm.

- Fieltro para el pico y los ojos.

- Aguja lanera, para unir las diferentes piezas con la misma lana con que hayamos tejido.

- Pegamento para tela (ver más)


Y MANOS A LA OBRA:

- Yo como no tenía ni idea de ganchillo estuve buceando en internet convencida de que encontraría algún vídeo o guía que me ayudara con el tema, y lo que encontré fue una página estupenda con un tutorial de amigurumis al detalle, en el que se explican desde los tipos de puntos que se pueden utilizar (con su correspondiente video cada uno de ellos) hasta cómo leer los patrones que se pueden encontrar por ahí y algunas técnicas específicas, todo enfocado expresamente para los amigurumis.

Aquí lo tenéis: http://www.ganchoyagujas.com/2008/03/22/tutorial-de-amigurumi-1/
Así que lo primero es practicar los diferentes tipos de punto y hacerse un poco a la dinámica del ganchillo.

- En esa misma página, te aconsejaban empezar con algún animalito sencillo como los "Pájaros de una pluma" y madre mía, esos pollitos te miran con una carita... que tuve que hacer uno!! En fin, el caso es elegir el patrón para lo que vayamos a hacer. La gente que tiene mucha mucha práctica es capaz de hacer sus propios patrones, pero yo todavía no he llegado a ese nivel.

- Así que, poco a poco, vamos haciendo todas las piezas de nuestro amigurumi. En el caso del pollito son 4: el cuerpo, las 2 alas y la cola. El cuerpo va relleno, por lo que cuando ya esté casi acabado hay que meterle la guata por la aberturilla que quede, y terminar los últimos puntos con el relleno ya dentro.

- Cuando lo tengamos todo, hay que ir uniendo las piezas. Para ello utilizaremos la aguja lanera y una hebra de la misma lana que hemos utilizado para tejer, con el fin de que las puntadas se vean lo menos posible. Para saber dónde poner cada pieza el patrón puede ayudarnos un poco, pero sobre todo hay que utilizar el sentido común!

- Para teminar, cortamos con fieltro los accesorios que pueda necesitar, en este caso un piquito naranja, el ojo negro, y el parche de pirata, también negro. Yo además terminé el parche utilizando un cordón negro. Todos estos complementos van pegados directamente sobre el muñeco, porque coserlos es bastante complicado.

- Y como remate... ¡¡un poco de colorete!! sí, sí, a mí tampoco se me había ocurrido hasta ese momento, pero es que le da un toque muy dulce, y no hay otra forma de hacerlo, lo mejor es utilizar colorete de verdad, porque además os aseguro de que una vez aplicado ya no se va.

¿A qué estáis esperando? hay cantidad de patrones por ahí esperando a que alguien les dé vida!!

4 comentarios:

  1. Porque ¡¡LA VIDA PIRATA ES LA VIDA MEJOR!! Jajaja. ¿¿Sabes que desde que lo hiciste y me enseñaste una foto (que aún tengo), todavía no lo he visto en persona?? ¡Jum!
    Es una ricura y tu abuela estaría orgullosa de ti :)

    ResponderEliminar
  2. Jaja, pues ha esto mucho tiempo en la mochila de Juanjo... dice que es su talismán! Pero ahora mismo tiene un huequecito privilegiado en el salón, así que ya lo verás cuando vengas... ^_^ primorrrr!!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, a mi también!! me tiene enamoraíta... creo que debería animarme a hacer alguno más.

    ResponderEliminar